Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Medio Ambiente

Salud insta a Pollença a cerrar una playa del Moll por vertidos fecales

La Conselleria analizó tres puntos cerca de Albercutx que registraron índices muy elevados de partículas contaminantes

En 2019 ya se tuvo que prohibir el baño en la playa de Albercutx por un problema de contaminación, tal y como refleja la imagen de hace dos veranos.

La conselleria de Salud y Consumo remitió el 1 de octubre un requerimiento al ayuntamiento de Pollença en el que le instaba a «no recomendar el baño de forma temporal» en la playa de Albercutx por vertidos fecales, ya que el 29 de septiembre este departamento realizó tres análisis en diferentes conducciones de agua de la red municipal próximos a la citada playa que vertían al mar aguas con niveles muy elevados de partículas fecales. Una de las muestras ha arrojado resultados que multiplican por cincuenta el nivel máximo permitido de Escherichia Coli, con un total de 24.196 NMP por cada cien mililitros, cuando el máximo recomendado se sitúa en 500

Salud informó a la conselleria de Medio Ambiente de los resultados y esta requirió al Ayuntamiento el pasado 4 de octubre toda la información «sobre las actuaciones realizadas» por parte de la institución local con el objetivo de «averiguar las posibles causas de la presencia de los altos valores de E.Coli, indicador de contaminación de origen fecal», al considerar que se habían incumplido los parámetros de calidad de las aguas de baño en Albercutx.

Por su parte, el ayuntamiento de Pollença respondió con un informe firmado por el alcalde Tomeu Cifre el pasado jueves 7 de octubre en el que asegura que, a raíz de la instancia de Salud, se avisó a los usuarios que el baño «no era recomendable». No obstante, según el informe, el Consistorio tomó unas muestras en «puntos próximos» a los señalados por Salud que indicaron que «los parámetros de calidad de las aguas de baño están dentro de unos valores aptos». Al mismo tiempo, se iniciaba una «investigación» por parte de los técnicos municipales, «sin ver ningún tipo de anomalía ni vertido de aguas residuales». Únicamente detectaron una evacuación de «aguas claras, sin ningún tipo de materia orgánica».

El informe municipal subraya que el día que Salud tomó las muestras con resultados negativos llovió en el Port de Pollença «de forma breve pero con cierta intensidad», lo que provocó una «corriente superficial de las aguas de lluvia hacia las redes de pluviales de la zona». Estas aguas «normalmente transportan una carga de materia en suspensión y fecal muy importante», lo que «sería compatible con los valores recogidos» por la Conselleria.

El dictamen se muestra muy crítico con el Govern por no haber comunicado al instante al Ayuntamiento que se habían detectado estos vertidos, lo que atribuye a una «falta de cooperación entre administraciones e incluso de sentido común por parte del personal encargado de tomas las muestras». También critica el hecho de que los análisis realizados «no están dentro del calendario de control previsto para el año 2021» y que solo se efectuaron en dos de los diez puntos habituales de recogida de muestras.

Por su parte, Junts Avançam ha criticado este viernes que, un año después de aprobarse una moción a favor de redactar un plan de saneamiento integral de la red de alcantarillado del Moll «no se ha iniciado ninguna actuación». El partido de la oposición insta al pacto de gobierno a adoptar esta problemática como «prioridad real».

Compartir el artículo

stats