Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Gran desencuentro entre Negueruela y el alquiler vacacional

El conseller y la patronal Habtur siguen enzarzados por la falta de acuerdo sobre 90.000 plazas que según la patronal están «destinadas a desaparecer» sin que Turismo lo resuelva desde el inicio de la legislatura

Toni Barceló, presidente de Habtur, y Negueruela ayer en la rueda de prensa en Turismo. | GOIB

El conflicto abierto entre el sector del alquiler turístico y el Govern lejos de solucionarse se encona cada día más, por mucho que Iago Negueruela mantuviera ayer una reunión con su patronal, Habtur, en la sede de su Conselleria. Es más, la Associació d’Habitatges de Lloguer Turístic de Balears externó su malestar porque desde la calle Montenegro se hiciera público un encuentro previsto desde días atrás y al que acudieron por «respecto institucional». Habtur insiste en su «desacuerdo» con el Ejecutivo de Francina Armengol y «en particular con el conseller» socialista.

Así las cosas, el titular de Modelo Económico, Turismo y Trabajo, convocó ayer a los medios de comunicación, y compareció junto al presidente de Habtur, Toni Barceló, quien no disimuló su incomodidad e incluso abandonó la rueda de prensa antes de que terminara, si bien Negueruela logró su objetivo: una foto con Barceló, un día después de que el sector del alquiler vacacional se retratara con la cúpula de El PI, partido al que agradece que represente sus intereses.

Barceló reiteró que sigue «la falta de acuerdo» con el Govern, que estalló con la entrada en vigor de la moratoria de plazas, aprobada con la nueva Ley de Turismo el pasado febrero, y en concreto con Negueruela porque consideran que hay 90.000 plazas de alquiler turístico «destinadas a desaparecer» sin que la reforma de la norma, que sigue en tramitación parlamentaria, vaya a corregir una situación que pusieron «encima de la mesa» hace tres años, «desde el inicio de la legislatura» de este segundo Govern Armengol.

"Es una cuestión de voluntad política y se puede llegar a acuerdos con la oposición»

Toin Barceló - Presidente Habtur

decoration

El líder del sector del alquiler turístico solo se refirió a que desde 2017, cuando Turismo estaba en manos de Més per Mallorca, con el exconseller Biel Barceló al frente, data la problemática de las 90.000 plazas que «están destinadas a desaparecer». Habtur seguirá presionando al Govern para que «no se pierdan». El felanitxer no quiso hacer más comentarios salvo destacar que tras la reunión en la calle Montenegro «no cambia nada», si bien seguirán insistiendo para defender su actividad turística.

"Somos transparentes; no hay riesgo para la continuidad de las 90.000 plazas»

Iago Negueruela - Conseller de Turismo

decoration

Por su parte, el socialista llegó con talante conciliador esgrimiendo que aunque hay «diferencias» sobre la tramitación de la ley turística «siempre» prima el diálogo desde su departamento: «Somos transparentes», sostiene.

Según explicó el conseller, ya sin el presidente de Habtur en la sala de prensa, las 90.000 plazas de alquiler vacacional que Habtur teme que se extingan quedan al margen de la ley Negueruela porque se crearon fuera de la bolsa de plazas (Consorcio de Bolsa de Alojamientos Turísticos, CBAT), brindándose, en 2017, una solución «a muchas familias» para regularizarlas cuando dicha actividad era alegal. Negueruela continúo detallando que fue la Conselleria bajo la batuta de los ecosoberanistas la que resolvió la situación por esa vía, y sin que los propietarios de las plazas de alquiler pagaran por ellas (los precios varían pero se puede llegar a abonar hasta 3.500 euros por cada una cuando se gestiona la llamada Declaración Responsable de Inicio de Actividad, DRIAT).

Más intereses en juego

Habtur pretende que, a través de una enmienda en la nueva ley, dichas plazas que se crearon «de forma gratuita» entren en el CBAT, aseveró el conseller, y que se puedan intercambiar y «especular» con ellas. Se pueden traspasar con la propiedad de una casa cuando se vende, pero no son intercambiables en el sistema de la bolsa y si no se comercializan en tres años, «se pierden» según la normativa de 2017, dijo Negueruela, para añadir que «no hay riesgo para su continuidad».

El sector del alquiler turístico pide que los menores de 12 años no computen como plaza, como en los hoteles

decoration

Por su parte Habtur emitió un comunicado después del nuevo encontronazo con Negeruela. Hasta que no se solucione su conflicto con las 90.000 plazas no sellarán la paz con el Govern. No se «contentan» con que los partidos del Pacto hayan aceptado una enmienda de El Pi que garantiza una prórroga de cinco años a 8.522 plazas en viviendas plurifamiliares.

Este sector también demanda que se suprima «la temporalidad» de las plazas en pisos (la comercialización se tiene que renovar cada cinco años) si siguen cumpliendo los requisitos exigidos; que los menores de 12 años no computen como plaza turística, como en el caso de los hoteles, y que si una comunidad de vecinos no prohíbe expresamente ejercer el alquiler turístico se permita.

El Plan de Intervención en Ámbitos Turísticos de Mallorca (PIAT), aprobado en 2020, determinó 43.000 nuevas plazas turísticas en la isla, de las que están operativas 32.000: 22.000 de alquiler vacacional y 10.000 hoteleras. Mientras otras 11.000 quedaron en «barbecho», explicaron desde la Conselleria. Con la moratoria de cuatro años han quedado bloqueadas 3.647 de alquiler y 4.840 hoteleras, hasta que el Consell de Mallorca establezca un tope de plazas.

Compartir el artículo

stats