Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

«Iba a Son Moix, pero estaba impaciente por que abriera Son Hugo»

Tras cuatro años de obras los abonados y usuarios del IME pueden utilizar de nuevo las instalaciones ya reformadas del polideportivo

Dos nadadores caminando junto a la piscina exterior de 50 metros del polideportivo de Son Hugo. Arriba, el gerente, Rafel Navarro.

Dos nadadores caminando junto a la piscina exterior de 50 metros del polideportivo de Son Hugo. Arriba, el gerente, Rafel Navarro. B. Ramon

La remodelación integral para convertir las instalaciones del polideportivo de Son Hugo en sostenibles y eficientes ha llegado a su fin después de cuatro años. Desde ayer, las personas abonadas y usuarios del Institut Municipal de l’Esport (IME) pueden utilizar la piscina interior y exterior del pabellón, al igual que su gimnasio, de lunes a viernes de ocho de la mañana a diez de la noche. Y los fines de semana, desde las ocho de la mañana hasta las nueve y media de la noche los sábados, y dos y media de la tarde los domingos.

«Iba a Son Moix, pero estaba impaciente por que abriera Son Hugo»

«Principalmente, son dos las intervenciones de mejora: una arquitectónica y otra ingeniera», explicó ayer el gerente del IME del ayuntamiento de Palma, Rafel Navarro. En lo que respecta a la parte estructural «se han reparado los tres vasos de las piscinas de saltos, la interior y la de 50 metros», añadió. En relación con el cambio a energía eficiente, se han instalado sistemas geotérmicos, calderas de biomasa de policombustible y de gas de condensación. Con todo ello, se pretende reducir el número de las emisiones de CO2 en el entorno unas 469 toneladas, y lograr un ahorro en el coste energético de 120.000 euros anuales. Las mejoras también han cumplido un criterio de funcionalidad, motivo por el cual se han establecido mantas térmicas en la piscina exterior para poder ser utilizada todo el año.

«Iba a Son Moix, pero estaba impaciente por que abriera Son Hugo»

Algunos de los usuarios aficionados al nado, comentaron qué les ha parecido la reforma de Son Hugo, y qué alternativa han tomado durante el proceso de remodelación. «La piscina está bastante bien, es decir, no hay un gran cambio en la estructura, pero se nota que está trabajada y más limpia», comentó Alexia Cioaca, una joven que suele ir al centro deportivo a nadar. «Mientras tanto he ido a la piscina de Son Moix. La verdad es que estaba impaciente por que reabrieran, ya que esta está más cerca de mi casa que la otra», apuntó.

«Iba a Son Moix, pero estaba impaciente por que abriera Son Hugo»

Juan Antonio Llamas, un hombre que iba acompañado por su nieto, explicó que se había acercado a informarse: «he venido a ver cuándo se puede apuntar mi mujer de nuevo, porque lleva cinco años nadando aquí muy contenta».

Esteban Cruz y Luis Fernández son los dos miembros del mismo club de natación. Ambos coincidieron en que el cambio de las instalaciones es «abismal». Semanalmente acuden a Son Hugo ya que «somos un club de masters, que solemos alquilar unas calles los sábados para entrenar todos juntos», decía Esteban Cruz. «Tengo 80 años, y llevo viniendo a nadar aquí desde que me jubilé con 60 años», comentó Luis Fernández.

La reapertura ha sido progresiva: desde hace un mes los clubs de natación podían entrenar en Son Hugo. A principios de julio se pusieron en marcha los campus veraniegos, y ayer les llegó el turno a los usuarios municipales aficionados a la natación. Por último, en septiembre el centro pasará a formar parte del Programa de Actividades dirigidas del IME (PAD).

«Con los 3,5 millones de euros que hemos invertido en la reforma, al margen de las dos intervenciones grandes, hemos ido reparando todos aquellos detalles que se podían mejorar, como los paneles de la piscina interior o el letrero de la carretera», concluyó Navarro.

Compartir el artículo

stats