Suscríbete Diario de Mallorca

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

WORLD TRAVEL MARKET 2022

Los hoteleros mallorquines pactan subidas de hasta el 10 % con los TTOO británicos

Con las ventas anticipadas para 2023, todavía muy bajas, la isla se está vendiendo más barata que la temporada pasada

La feria de Londres terminó ayer miércoles, en la imagen el estand de Baleares CAIB

La primera feria más parecida a las de la normalidad turística se cerró ayer en Londres con incertidumbre, ya condición sine qua non, pero se respira cierta satisfacción empresarial. En los acuerdos cerrados con los turoperadores británicos para 2023 se están pactando subidas que oscilan entre el 5 % y el 10 %. Pinta mejor que la temporada pasada, cuando los contratos de un año antes no reflejaban el alza de la inflación.

Las ventas anticipada siguen bajas, pero empiezan a florecer. Sigue imperando el último minuto, como se advierte, no hay que olvidar de dónde se viene tras dos años de pandemia.

«Los británicos están preocupados por el aumento del coste de la vida, pero también vemos que las capacidades aéreas que se planifican son del orden de 2019», dice Antonio Homar, director comercial de Zafiro Hotels. Alerta de uno de los peligros del last minute, «a las compañías aéreas no les va bien y quitarán aviones», pero valora que «si no fuera por los TTOO muchas de esas capacidades aéreas no estarían». Explica que están cerrando precios con las mayoristas con un incremento «de la mitad del IPC», entre un 5 %-6 %, y en casos concretos hasta el 10 %, si bien, recuerda, en la venta anticipada «se vende más barato» que las tarifas de la temporada pasada.

Desde Viva Hotels, su director comercial, Guillem Mercadal, apela a que el verano pasado había «mucha demanda embalsamada» de antes la pandemia. «La punta de ventas» no llegará hasta enero o febrero. Los acuerdos con los TTOO dependen del tipo del producto empaquetado, con subidas de precios del 8 % o superiores y en otros caso, menores.

"Estar preparados"

El presidente ejecutivo de Fergus, Pep Cañellas, asevera que «a día de hoy no sabemos qué va a pasar en 2023». Saca a colación las noticias con las que se despiertan los británicos, «preocupados por las hipotecas y la cesta de la compra. No sé por qué tenemos que ser optimistas sobre si la temporada será más larga», dice en alusión a los augurios del Govern en Londres. Lo importante es «estar preparados, como hicimos a pesar de ómicron».

José Códola regresaba a Mallorca «con una buena impresión» tras «tantas noticias que alertaban de los nubarrones que vienen. La venta anticipada ya se mueve», agrega el consejero delegado de Valentin Hotels, «y hay que recordar de dónde venimos».

También Gabriel Subías, CEO de World2meet (W2M), del Grupo Iberostar, apunta que «va a haber subidas importantes, pero no creo que recojan toda la inflación» y corrobora que las ventas para la próxima temporada alta van «más lentas»

Desde el pabellón de Italia, Gabriele Burgio, presidente de Alpitur, expone las dos situaciones que se viven desde el sector. «Se nota la crisis y la inflación alta, factores contrarios al bienestar del turismo», pero «la demanda sigue muy fuerte y también las inversiones hoteleras». El directivo del TTOO italiano, es tajante: «La dificultad del last minute es increíble, no sabemos qué pasa a corto plazo». El mercado británico, que controla su grupo con Jumbo Tours, con sede en Mallorca, «va bien».

Compartir el artículo

stats