Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Angélica Pastor afirma que no apagar las luces del ayuntamiento de Palma «no abre un agujero en la capa de ozono»

La regidora en el ayuntamiento de Palma dice que el «error» no supuso un «consumo excesivo» Delegación de Gobierno, que tampoco las apagó, se escuda en problemas con el temporizador

A la izquierda, el ayuntamiento de Palma ayer con las luces, ahora sí, apagadas. A la derecha, la fachada del Consell de Mallorca, que sí las apagó el primer día. | G.BOSCH

La culpa fue del temporizador. El ayuntamiento de Palma y Delegación de Gobierno mantuvieron encendidas las luces de las fachadas pasadas las 22 horas este pasado miércoles, el primer día que entraba en vigor el Real Decreto Ley de medidas de sostenibilidad, ahorro y eficiencia energética. Desde ambas instituciones atribuyen la culpa a un «error en la programación del reloj de apagado» y hablan de «incidencia técnica».

Preguntada por esta cuestión, la regidora de Infraestructuras y Accesibilidad en Cort, Angélica Pastor, afirmó ayer ante los medios que «los errores existen, trabajamos con personas y todos nos equivocamos». Y añadió: «Pero bueno, tampoco ha supuesto un consumo excesivo ni que se abra un agujero en la capa de ozono».

Delegación de Gobierno también resolvió el «error» y apagó las luces ayer. | G.BOSCH

Tanto Cort como Delegación de Gobierno explicaron por la mañana que ya se había subsanado el fallo para que el alumbrado se apagara esta pasada noche a partir de las 22 horas, tal y como establece el decreto ley aprobado por el gobierno de Pedro Sánchez. Según indicaron desde Delegación del Gobierno, en su caso cuando se detectó este fallo se apagaron las luces de la fachada. Esto tuvo lugar antes de las 23.15 horas del miércoles.

La noticia publicada por este diario sorprendió porque se trataba de la primera noche que entraba en vigor el nuevo decreto. Algunos establecimientos sí acataron las medidas impuestas y otros en cambio, no. Pero lo más llamativo fue la respuesta del Consell de Mallorca y el palacio de La Almudaina, que apagaron todas las luces, y por contra el ayuntamiento de Palma y Delegación del Gobierno las mantuvieron encendidas.

Compartir el artículo

stats