Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los autores censurados por la UIB acusan al rector de «cobarde y equidistante»

José Errasti afirma que Jaume Carot «no se atrevió a dejar por escrito lo que nos dijo a nosotros» y advierte que el acto cancelado se hará «y a lo grande»

Marino Pérez y José Arresti, en Palma, con su libro que ha originado la polémica. G. BOSCH

Los dos profesores de Psicología de la Universidad de Oviedo censurados por la Universitat de les Illes Balears (UIB) el pasado jueves, al impedirles impartir una conferencia sobre la identidad de género por la presión de activistas y entidades trans, acusan ahora de «cobarde» y «equidistante» al rector, Jaume Carot, por haber claudicado ante la protesta. Le afean que no se planteara llamar a la policía para garantizar el acto; lamentan que «en el fondo» su actitud fue «proactivistas», y advierten: «La charla cancelada en la UIB tendrá lugar. No lo dudéis. Y a lo grande. Pronto contaremos cómo».

Relacionadas

En una publicación en su perfil de Twitter, y hablando en plural, José Errasti dio ayer su versión de los hechos. Narra cómo ya estaban advertidos de que se preparaban «actos de rechazo» a sus charlas en Palma, y cómo la noche previa a la conferencia «alguien interceptó un documento supuestamente confidencial. Se pedía que no se difundiera masivamente y que sólo se pasara a gente de confianza. Describía con detalle acciones organizadas para reventar el acto» en el campus, tales como «acción directa: acto de boicot directo a la presentación», «entrar al acto con un perfil bajo, como si fuésemos parte del público y con el material de protesta escondido», «el objetivo es que la presentación no se pueda llevar a cabo». Todo ello «se puso en conocimiento de la Universitat», recalca.

Una hora antes de la conferencia prevista, el rector citó a Errasti y a su compañero Marino Pérez y «nos informa de que el acto se va a suspender. Nos cuenta que, tras mantener conversaciones con los grupos transactivistas, no puede garantizar nuestra seguridad ni la de los demás asistentes». Según el profesor Errasti, Jaume Carot «afirmó encontrarse indignado, con frases del estilo ‘estoy tan enfadado que no me atrevo a tomar decisiones’, ‘esto es un ataque directo al fundamento de la universidad’, ‘me avergüenza que esto ocurra en mi universidad’».

Errasti critica el comunicado posterior emitido por la UIB. «Su contenido incluye la retórica habitual sobre la universidad y el debate libre de ideas, pero ni una frase de condena a los activistas posiblemente violentos. Alguien que lea el comunicado no sabrá si nuestra seguridad la comprometían un huracán o unos matones fascistas». «Incluye además la excusatio non petita de que la Universidad no está necesariamente de acuerdo con el contenido de sus conferencias, y una proclama antitransfóbica que sugiere falazmente que nuestra presentación pudiera tener algo que ver con la transfobia», critica José Errasti.

El docente se muestra molesto con Carot porque, afirma, «no se atrevió a dejar por escrito lo que nos dijo a nosotros. Su comunicado fue cobarde, equidistante en la forma y proactivistas en el fondo. No valoró permitir la entrada al campus de la policía». Errasti recuerda que él y su colega tuvieron que salir protegidos y por «una puerta trasera».

Por contra, el asturiano alaba a varios profesores de Psicología de la UIB, especialmente a Esperança Bosch, que iba a ser su presentadora «y lleva mucho tiempo sufriendo los ataques de los hooligans queer», así como a la Casa del Libro en Palma, que «sí hizo bien su trabajo» y por la tarde «garantizó» que ambos autores pudieran presentar su libro en Palma «y quitarnos el mal sabor de boca de la mañana».

Compartir el artículo

stats