Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Voleibol

Enemigos íntimos: madre e hijo viven el derbi del voleibol mallorquín desde distintos equipos

La presidenta del ConectaBalear Manacor y el colocador del Feníe Energía Palma viven el derbi de forma especial al ser familia directa

Maria Antònia Perelló y Guillem Pont posan en el escenario en el cual el sábado medirán sus intereses en el derbi mallorquín. | P.FERRAGUT

No será un partido más para la familia Pont-Perelló el duelo entre el Feníe Energía Palma y el ConectaBalear Manacor del próximo sábado, a las 19:00 horas, en Son Moix. Guillem Pont, de 19 años, cambió el año pasado al equipo juvenil de la Capital de Llevant por el de Ciutat. Mientras que su madre, Maria Antònia Perelló, es desde la presente temporada la presidenta de la entidad manacorina sustituyendo a Andreu Mesquida en el cargo.

Este derbi entre una madre y su hijo supone un hecho insólito en la Superliga. A pesar de que en Galicia hay tres clubes en la máxima categoría del voleibol nacional, ninguna de esas localidades se encuentra entre sí a menos de los 50 kilómetros de distancia que existen entre Palma y Manacor. «No me costó tomar la decisión, a pesar de conocer la rivalidad que existe entre los dos clubes, porque tenía clarísimo desde juvenil que quería más y me ofrecían la oportunidad de cumplir un sueño», reconoce Pont.

«El día que mi hijo fue a entrenar por primera vez a Son Moix me dijo que no había podido dormir la noche anterior por los nervios y le confesé que yo tampoco», recuerda Perelló entre risas. La madre del colocador del Feníe Energía Palma admite que al principio le costó «digerirlo pero, a la semana, ya vi que era un tren que Guillem no podía dejar pasar, aunque fuese el equipo rival de la isla y que en la directiva del ConectaBalear Manacor fuese difícil de aceptar porque se iba uno de los jugadores más importantes de la cantera».

Guillem Pont, por su parte, no esconde que entonces le tocó «aguantar algunas bromas por parte de mis amigos por el hecho de venir a Palma, pero en el fondo se han alegrado por mí». De hecho el joven armador ha seguido disputando distintas competiciones de voley playa con antiguos compañeros manacorins, obteniendo resultados destacados a nivel autonómico y nacional. Otra curiosa anécdota que resalta el joven jugador de 19 años es la circunstancia de haberse «encontrado reunida a la junta directiva del Manacor en casa tras regresar de haber entrenado en Palma», en relación a que ya se ha naturalizado esta situación en su familia.

«Ahora paso más tiempo en Palma gracias a que puedo quedarme en una de las habitaciones de la casa de mi tía, la hermana de mi padre, que vive a 15 minutos de Son Moix», reconoce Pont, quien también combina los entrenamientos de voleibol con sus estudios de Ciencias de la Actividad Física y el Deporte –a distancia en la Universidad Isabel I– y debe optimizar su tiempo al máximo. A pesar de ello, el colocador no olvida sus raíces y apunta que los jueves suele «bajar a Manacor para pasar tiempo en casa con mis padres y mis hermanas»

En ese dilema interno entre ser la presidenta del ConectaBalear Manacor y la madre de un jugador del equipo rival, Maria Antònia Perelló no esconde su clara preferencia en el derbi por la «victoria del club que represento con mi cargo y como manacorina, pero cuando mi hijo esté en la pista quiero lo mejor para él».

Una situación parecida a la del sábado ya la vivieron los Pont-Perelló con la disputa de la Copa del Rey la pasada temporada. «Mi marido y yo fuimos a Canarias como padres, también porque era la primera vez que el ConectaBalear participaba y se enfrentaban en cuartos de final», señala la presidenta.

Tercero en discordia

El elemento de equilibrio indispensable en esta historia es Joan Pont. El marido de Maria Antònia y padre de Guillem colabora con el Manacor, pero no ostenta ningún cargo. Este hecho, recuerda Perelló, le permite a su hijo poder «consultar con su padre los pros y contras de muchas decisiones sobre voleibol que debe tomar». La familia, que se desplaza al completo a Son Moix cuando juega el Feníe Energía Palma, pasa el trayecto de regreso a Manacor en el coche «repasando todos los detalles técnicos del partido con mucha más libertad, porque dejas de representar a un club u otro, y esta parte más analítica le sirve mucho a Guillem», concluye la madre sobre una escena que seguro repetirán este sábado tras el derbi.

Compartir el artículo

stats