Diario de Mallorca

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los forenses señalan que la bala causó la muerte en el acto del legionario mallorquín

Los facultativos explicaron que el proyectil entró por el lado derecho del pecho y luego atravesó el tórax de Alejandro Jiménez Cruz - Un guardia civil señala en la Sala a los mandos a los que comunicó la prohibición de romper el precinto

Homenaje de los legionarios al militar mallorquín fallecido en unas maniobras en 2019. D.M.

Un disparo directo alcanzó la culatilla del fusil de asalto de Alejandro Jiménez Cruz. A continuación la bala le entró por debajo de la tetilla derecha y le atravesó el tórax de forma transversal hasta al alcanzar la paletilla izquierda. Este fue el dictamen de los forenses, que comparecieron ayer ante el Tribunal Territorial Segundo, con sede en Sevilla en el juicio por la muerte del legionario mallorquín el 25 de marzo de 2019 de la base alicantina de Agost. El fallecimiento se produjo en el acto.

Los médicos forenses que depusieron en la Sala fueron desgranando los graves destrozos que provocó el proyectil al impactar en el cuerpo del joven legionario mallorquín, de 21 años. De hecho los facultativos precisaron que el militar habría perdido la consciencia instantes después de recibir el balazo. En este sentido, los especialistas describieron que esta reacción respondía a un mecanismo de defensa del cuerpo, habitual a la hora de afrontar un dolor insoportable.

El dictamen de los forenses y los graves daños que el proyectil causó en el cuerpo de la víctima avalaría la tesis de la acusación del fiscal y de los familiares del legionario mallorquín fallecido durante unas maniobras. En concreto, que el joven militar mallorquín no portaba un chaleco antibalas durante estos ejercicios con fuego real.

La sesión de ayer se completó con la declaración del guardia civil que ordenó precintar la zona durante la noche. El investigador del instituto armado señaló en la Sala al capitán, al teniente y al sargento a los que les había instado a no romper dicho precinto bajo ningún concepto, en aras de preservar todas las pruebas.

El investigador explicó en la Sala que el motivo de esta determinación fue esperar a contar con la luz solar para reconstruir en detalle cómo sucedieron los hechos que desencadenaron la muerte del legionario Alejandro Jiménez Cruz durante unas maniobras. El guardia civil también abundó en que explicó a los mandos allí presentes que, en esos instantes, el instituto armado actuaba en calidad de Policía Militar.

Obstrucción a la Justicia

A pesar de estos requerimientos de la Guardia Civil para que no se rompiera el precinto para garantizar una completa investigación de lo ocurrido, esto no fue respetado. De hecho el capitán, el teniente y el sargento a los que le comunicó que incurrían en un delito están acusados de obstrucción a la justicia.

Para la sesión de hoy miércoles está prevista la comparecencia de los investigadores de la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil, que realizaron el informe balístico sobre la causa de la muerte del legionario mallorquín.

Compartir el artículo

stats