Día del Periodista 50% DTO. Caso Abierto - Diario de Mallorca

Caso Abierto - Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Juicio por maniatar y amordazar a una anciana al atracarla en su casa en Palma

Los asaltantes se hicieron pasar por carteros para irrumpir en la vivienda

El acusado, ayer, durante el juicio celebrado en los Juzgado de Vía Alemania. L.MARINA

Un acusado de un violento atraco a una anciana de 91 años y a su cuidadora en un domicilio de Palma se sentó ayer en el banquillo de los acusados en los juzgados de Vía Alemania. El procesado era entonces un preso en tercer grado. Su compinche no fue identificado y se encuentra en paradero desconocido. La fiscal pidió ayer para el encausado una pena de cinco años de prisión o la expulsión de territorio nacional durante diez años, ya que se encontraba residiendo de manera irregular en el país y tiene en vigor una orden para abandonar el país.

Los hechos que se enjuiciaron ayer en el Juzgado de lo Penal número 6 de Palma ocurrieron la mañana del 19 de noviembre de 2021. El acusado, venezolano de 35 años, junto con otro compinche, se hicieron pasar por carteros de correos. De esta manera consiguieron que les abrieran la puerta de un domicilio situado en las avenidas de Palma.

Cuando les abrieron la puerta, los asaltantes no dieron a las víctimas la menor oportunidad de reacción. Con el rostro tapado, apartaron a la cuidadora de un fuerte empujón y se abalanzaron sobre la anciana de 91 años y su cuidadora al grito de : «¡Esto es un atraco!». Los asaltantes maniataron a la anciana y a la empleada con bridas. También las amordazaron con cinta americana.

A la dueña del inmueble la trasladaron al dormitorio de la vivienda, donde la tumbaron en la cama boca abajo. Los asaltantes se hicieron con un botín de 4.400 euros en dinero en efectivo y con numerosas joyas. Al parecer los atracadores sabían de la existencia de gran cantidad de dinero en efectivo, ya que la anciana cobraba de esta manera el alquiler de los pisos que tenía arrendados.

Como buenamente pudo, la cuidadora se liberó de la mordaza para pedir auxilio. Tras llamar al 091. Numerosos agentes de la Policía Nacional se personaron en el domicilio. Esta empleada aseguró que uno de los asaltantes «tenía acento venezolano». Mientras los agentes de la Policía Científica se encargaron de recabar el mayor número de huellas dactilares en la vivienda.

Las principales sospechas de la autoría del atraco recayeron entonces en el actual acusado, de nacionalidad venezolana. Esta persona conocía sobradamente cómo era la vivienda, ya que había participado activamente en el alquiler de uno de los pisos de la víctima. También era perfecto conocedor de que había dinero en efectivo fruto del arrendamiento de los pisos de la dueña. Su huella dactilar fue identificada en la cinta americana con la que amordazaron a las víctimas.

Perfil del asaltante

Durante su comparecencia ayer en el juzgado, el jefe del Grupo de Atracos de la Policía Nacional explicó que la investigación desveló el perfil de uno de los asaltantes. «Conocía bien la vivienda y tenía acento venezolano». Esta descripción encajaba plenamente con el encausado.

El procesado, por su parte, trató de justificar durante su comparecencia que su huella dactilar apareciera en la cinta americana. «Estaba lavando el coche y se me acercaron dos chicos en una furgoneta, uno alto y otro bajo, para pedirme un rollo de cinta americana y se lo entregué», apuntó.

La fiscal se ratificó en sus conclusiones en su petición inicial de cinco años de prisión para el acusado por un presunto delito de robo con violencia e intimidación con agravante de abuso de confianza y de disfraz.

Por su parte, el abogado defensor del acusado, Rafael Llompart, pidió la libre absolución del acusado. «Los atracadores llevaban guantes. La huella en la cinta americana la pudo dejar al entregarles el rollo a los chicos de la furgoneta», apuntó.

Compartir el artículo

stats