Suscríbete

Caso Abierto - Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Piden tres años de cárcel al líder de un club cannábico de Palma por narcotráfico

El acusado está considerado por la Policía uno de los mayores traficantes de marihuana de Mallorca y su local fue clausurado

Drogas y dinero incautados por la Policía en la asociación cannábica en abril de 2020. CNP

La fiscal reclama una condena de tres años de cárcel para el líder una asociación cannábica de Palma por narcotráfico. El sospechoso está considerado por la Policía Nacional como el rey de la marihuana y apuntan a él como uno de los mayores distribuidores de esta droga en Mallorca. Ha sido arrestado varias veces y el local de la asociación, situado en la calle Poima del polígono de Can Valero, acabó siendo clausurado en septiembre de 2020 por orden judicial tras la incautación de más de 250 kilos de marihuana. Según las pesquisas, era la tapadera de un negocio ilegal que movía medio millón de euros al año.

El sospechoso se ha sentado esta semana en el banquillo de los acusados por una operación policial llevada a cabo en abril de 2020, en pleno confinamiento duro por la crisis del coronavirus. Pese al encierro general de la población, la sede de la asociación cannábica mantenía su actividad, según explicó en el juicio el máximo responsable de la investigación. «Poco después de decretarse el estado de alarma supimos que este establecimiento, dedicado a la venta de hachís y marihuana, estaba operativo», señaló el jefe del Grupo II de Estupefacientes de la Policía Nacional. Los investigadores ya habían llevado a cabo dos intervenciones anteriores contra este local.

Tras llevar a cabo diversas vigilancias y comprobar trasiego de clientes, la Policía entró en la nave industrial el 15 de abril de 2020. Encontraron allí 7 kilos de marihuana «Actuaban como un punto de venta de drogas», señaló el investigador. Durante el operativo se registró también un trastero, donde aparecieron otros 13 kilos de cogollos y unos 300 gramos de hachís, así como dinero en efectivo. El líder de la asociación cannábica fue detenido junto a otras dos personas.

El local, clausurado por orden judicial, estaba situado en el polígono de Can Valero. | GUILLEM BOSCH

No fue el último golpe contra este grupo. En septiembre de 2020, tras constatar que el negocio seguía funcionando, la Policía volvió a intervenir. En aquella ocasión se decomisaron 250 kilos de marihuana tanto en el local como en varias fincas de Son Ferriol y Bunyola y se arrestó a seis personas, entre ellas el cabecilla del club cannábico.

Un juzgado de Palma decretó entonces la clausura de la asociación al entender que no era más que la tapadera de un lucrativo negocio de tráfico de drogas que según los investigadores movía aproximadamente medio millón de euros cada año.

Compartir el artículo

stats