Suscríbete

Caso Abierto - Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Tribunales

Cuatro años y medio de cárcel por estafar 78.000 euros a la anciana que cuidaba en Calvià

El acusado aprovechó la demencia que padecía la víctima, con quien convivía, para sacar dinero de su cuenta durante años y enviar buena parte a la República Dominicana - El hombre deberá indemnizar a la hija de la perjudicada

El hombre condenado, durante el juicio celebrado en la Audiencia Provincial de Palma.

Un hombre ha sido condenado a cuatro años y medio de cárcel por estafar casi 78.000 euros a una anciana a la que cuidaba en Calvià. El acusado aprovechó la demencia grave que padecía la mujer, con quien convivía, para sacar dinero de su cuenta corriente durante años. Buena parte del botín acabó enviándolo a República Dominicana, supuestamente a una mujer a la que había conocido por Internet. La sentencia, ratificada ya por el Tribunal Superior de Justicia de Balears (TSJB), declara al procesado autor de un delito de estafa agravada continuada y le obliga a indemnizar a la hija de la anciana, ya fallecido, como heredera de sus bienes.

Los hechos se remontan al año 2011. El acusado y la víctima se conocieron en local de la tercera edad al que ambos acudían a bailar. Ella había sufrido tiempo atrás un ictus que le dejó importantes secuelas, tanto físicas como en sus capacidades mentales, que degeneraron en una demencia grave. El hombre se ganó la confianza de la anciana y acabó conviviendo con ella y encargándose de sus cuidados.

El procesado aprovechó el estado de la mujer para ir apoderándose poco a poco de sus ahorros. Cada cierto tiempo, acompañaba a la víctima al banco para realizar extracciones de dinero, haciéndose pasar por un familiar de ella ante el personal de la entidad bancaria. Inicialmente, fueron solo 600 euros al mes, la cantidad que la mujer necesitaba para sus gastos según había indicado su hija en la oficina, pero las cifras empezaron a subir con el paso del tiempo y los reintegros fueron cada vez más frecuentes. En total, a lo largo de seis años, salieron de la cuenta de la anciana 125.862 euros.

Tanto la hija como los empleados del banco empezaron a sospechar de la conducta del procesado y la familiar acabó pidiendo a la entidad que limitara las extracciones. Finalmente, en octubre de 2017, la hija presentó una denuncia tras comprobar la gran cantidad de dinero que había salido de la cuenta de su madre, quien fue incapacitada judicialmente poco después y falleció en 2020.

Buena parte del botín acabó en la República Dominicana. Entre mayo de 2016 y enero de 2018, el hombre remitió a través de empresas de envío de dinero más de 30.000 euros a dos personas residentes en aquel país. En el juicio alegó que aquel dinero era fruto de sus ahorros y no de la cuenta de la víctima. Según dijo, la destinataria era una mujer a la que había conocido a través de Internet y que necesitaba el dinero para pagar una operación de su hijo. 

La sentencia, sin embargo, rechaza esta versión. El tribunal señala que el acusado no tenía capacidad para tener esos ahorros porque su único ingreso era una pequeña pensión que además tenía parcialmente embargada. También descarta la explicación del acusado que todo el dinero que salió de la cuenta de la perjudicada era para realizar compras de muebles y arreglos en la vivienda. Los magistrados concluyen que se adueñó de él aprovechando la delicada situación de la anciana.

El fallo declara al procesado autor de un delito de estafa agravada con carácter continuado, por el que le impone una condena de cuatro años y medio de prisión y una multa de 1.350 euros. Además, le ordena que indemnice a la hija de la víctima con 77.862 euros por los reintegros de la cuenta corriente que no están justificados como gastos para ella. La sala de lo civil y penal del TSJB ha confirmado la sentencia de la Audiencia Provincial tras rechazar el recurso de apelación del condenado.

Compartir el artículo

stats