Suscríbete

Caso Abierto - Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Estafas

Cuatro detenidos por estafar casi 11.000 euros a un turista tras drogarlo en Alicante

Dos de los arrestados por la Policía Nacional son taxistas que facilitaron sus TPV para realizar cargos a tarjetas de la víctima

Imagen de archivo de dos policías en la zona de ocio del Puerto de Alicante.

La Policía Nacional ha detenido a cuatro personas por estafar 10.665 euros, mediante sumisión química, a un joven turista finlandés de 25 años de edad en un local de alterne del Puerto de AlicanteLos arrestados son el responsable y una empleada de un pub de alterne y dos taxistas que facilitaron sus TPV para realizar cargos fraudulentos a las tarjetas de crédito de la víctima. El fraude se cometió la misma noche mediante transferencias y cargos a las tarjetas de la víctima, que fue drogada con diferentes sustancias estupefacientes.

Los detenidos tienen entre 30 y 52 años y son tres varones de nacionalidad española y una mujer de nacionalidad rumana. Dos de ellos ya tenían antecedentes y los cuatro fueron puestos en libertad con cargos.

Según informa la Comisaría Provincial, el joven turista se encontraba residiendo ocasionalmente en la provincia y recientemente salió una noche con unos amigos por la zona de ocio del Puerto de Alicante. Allí comenzó una noche que nunca olvidará. Un hombre se acercó a este grupo de amigos y tras presentarse como relaciones públicas de un pub les ofreció una copa gratis si acudían al establecimiento.

Los jóvenes aceptaron la invitación pero cuando entraron en el supuesto pub comprobaron que se trataba de un local de alterne. No obstante, como era gratis aceptaron tomar la consumición y uno de los jóvenes empezó a sentirse mal media hora más tarde de tomarse la copa.

El plan urdido iba funcionando sobre la marcha y cuando el joven se sintió indispuesto se le acercó una mujer que era empleada del club y le dio una pastilla para que se la tomase diciéndole que se pondría mejor. El joven, ajeno a lo que se le avecinaba, se tomó dicha pastilla y a partir de ese momento perdió toda noción de consciencia hasta la tarde del día siguiente, cuando fue encontrado nuevamente por sus amigos en las inmediaciones del establecimiento.

El joven estaba aturdido y desubicado pero en cuanto recuperó la consciencia se percató de que le habían sustraído dos tarjetas de crédito. Fue entonces cuando consultó su saldo bancario y se llevó la manos a la cabeza. Le habían hecho varias transferencias por valor de 6.000 euros desde su cuenta bancaria y además habían usado sus tarjetas para realizar varios cargos por valor de 4.665 euros en concepto de servicios de taxi.

Poco a poco fue despejándose, comprobó que le habían cambiado el idioma de su teléfono móvil del finlandés al español y comenzó a recordar entre lagunas que, mientras tenía sus facultades completamente mermadas, había unas voces que le decían que intentara recordar el número PIN de sus tarjetas y así debió hacerlo por los cargos fraudulentos que realizaron los estafadores.

El turista finlandés sospechó que había sido drogado deliberadamente y acudió a un centro médico para hacerse una analítica. El análisis bioquímico confirmó sus sospechas, ya que dio positivo en anfetaminas, cocaína, marihuana, metanfetamina, MDMA e incluso metadona.

La víctima acudió entonces a la Comisaría para presentar denuncia y recabar el relato de hechos la Policía no tuvo dudas de que se trataba de un plan urdido para inducirle, bajo la sumisión química que tal cóctel psicotrópico produce, a facilitar sus datos bancarios sin su consentimiento y estafarle.

El Grupo de Delincuencia Económica de la Brigada Provincial de Policía Judicial de Alicante asumió la investigación del caso e inicialmente pudo identificar y detener por un delito de estafa a dos taxistas en cuyos terminales TPV se usaron los cargos a la víctima.

Los taxistas admitieron ante la Policía que pusieron disposición del gerente del pub sus respectivas TPV para que pasaran la tarjeta de un cliente, aduciendo que la suya no funcionaba. A cambio de ello recibieron una comisión de aproximadamente el 10% de los cargos realizados, que ascendieron a 4.665 euros en una noche. Toda una jornada muy provechosa.

Los investigadores continuaron con sus pesquisas y detuvieron al gerente del establecimiento y a una empleada por un delito de estafa, los cuales alegaron que los cargos eran de las consumiciones realizadas por el denunciante en el local.

Compartir el artículo

stats