Suscríbete

Caso Abierto - Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Al menos una decena de detenidos en 15 registros por blanqueo del dinero de la droga en Mallorca y Bélgica

La operación conjunta se ha efectuado de forma simultánea por Policía Nacional, Guardia Civil y Europol

El restaurante Ritzi de Puerto Portals, ayer, tras ser registrado por los investigadores. JUAN LUIS IGLESIAS

Una gran operación contra el blanqueo de capitales se desencadenó en la mañana de ayer en Mallorca y en Bélgica de manera simultánea. Efectivos de la Policía Nacional, la Guardia Civil y de Europol se movilizaron de manera coordinada y la actuación se saldó con al menos una decena de detenidos en 15 registros. Todas estas personas fueron arrestadas por, presuntamente, lavar dinero procedente de la droga.

La investigación se inició hace unos dos años en Mallorca tras sendas actuaciones antidroga de Policía Nacional y Guardia Civil. El rastro del dinero condujo hasta Bélgica donde también se habían efectuado operaciones contra el tráfico de estupefacientes y el blanqueo de capitales. En este delito estarían implicados albanokosovares, rusos, suecos y alemanes. Estas pesquisas confluyeron en la denominada ‘Operación Casino Fantauxía’ con ramificaciones en el país noreuropeo.

Las indagaciones culminaron a primera de hora de la mañana de ayer con la fase de explotación. Los registros y las detenciones se sucedieron en inmuebles del Paseo Marítimo de Palma, sa Llotja y naves industriales de Can Valero. La Comandancia de la Guardia Civil, en la calle Manuel Azaña, se convirtió en el centro de control desde el que se coordinaron todos los movimientos de los numerosos efectivos desplegados. Las actuaciones se han extendido a Calvià y a Andratx.

Ritzi, el epicentro de la redada

El registro que se convirtió en el epicentro de la actuación policial conjunta, con ramificaciones internacionales, fue en torno al archifamoso restaurante Ritzi de Puerto Portals. A primera hora de la mañana se produjo un registro en este establecimiento y su dueño fue detenido. Otro tanto ocurrió con el hotel del mismo nombre y el restaurante situado en la planta baja, en la confluencia de las calles Sant Joan y Jaume Ferrer, de sa Llotja.

Los agentes de la Policía Nacional, acompañados por efectivos de la Guardia Civil, utilizaron un perro especializado en la detección de billetes ocultos para registrar las oficinas de este hotel y restaurante, situadas en la calle de La Mar de sa Llotja.

Todos los detenidos fueron conducidos a los calabozos de la Comandancia de la Guardia Civil de Baleares, en la calle Manuel Azaña de Palma. Allí permanecen arrestados a la espera de su puesta a disposición judicial.

La actuación policial fue coordinada estrechamente por un juzgado de Palma. Una secretaria judicial estuvo presente mientras se practicaban los numerosos registros en establecimientos e inmuebles. Mientras, lo concerniente al país belga se delegó en un juzgado de ese país, aunque el origen de las actuaciones judiciales radicaba en la capital balear.

Las pesquisas policiales que supusieron el punto de arranque en esta operación antiblanqueo fueron las investigaciones antidroga de Guardia Civil y de la Policía Nacional. Estas pesquisas condujeron a la intervención de grandes cantidades de cocaína. El ingente volumen de dinero movido alrededor de esta sustancia estupefaciente desveló un entramado de empresas y negocios dedicados a tiempo completo a blanquearlo.

Así, la denominada ‘Operación Fantauxía’, que ha prestado su nombre en la operación contra el lavado de dinero procedente de la droga desarrollada ayer en Mallorca, se inició en 2020 y, en su fase de explotación, consiguió interceptar más de cuatro toneladas de cocaína que viajaban alojadas en la bodega de un pesquero venezolano. Su destino era España.

La Policía Nacional, en colaboración con agentes policiales portugueses, la Armada y la fuerza aérea lusa , lograron interceptar esta embarcación antes de que llegara a las costas españolas.

El cabecilla de esta organización era un individuo de origen hispanomarroquí afincado en Cataluña. Desde su particular atalaya dirigía este entramado dedicado a introducir grandes cantidades de cocaína en España a bordo de embarcaciones.

Este pesquero debía encontrarse en un punto de entrega del Atlántico con una embarcación rápida que se encargaría de realizar el último relevo y hacer llegar la sustancia estupefaciente a tierra firme. En esta operación fueron detenidas ocho personas, todas de nacionalidad venezolana.

Alguno de estos presuntos narcotraficantes detenidos ya era sobradamente conocido en España. Buena prueba de ello es que ya había sido arrestado en 2008 en relación con el tráfico de drogas. Ya entonces se le intervinieron 2.800 kilos de cocaína ocultos en la bodega de otro barco con pabellón venezolano.

Al cruzar los datos de las operaciones Fantauxía, de la Policía Nacional, y ‘Casino’, de la Guardia Civil, salieron a relucir las personas involucradas en el ingente volumen de dinero que se blanqueaba en algunos afamados establecimientos de Mallorca.

Estas conexiones también alcanzaban a Bélgica. Una vez que estos descomunales cargamentos de cocaína habían sido interceptados la agenda de los narcos quedó al descubierto. Algunos de estos negocios aparentemente boyantes eran, en realidad, gigantescas lavadoras del dinero procedente del narcotráfico.

El intercambio de información entre Guardia Civil, Policía Nacional y Europol resolvió que esta investigación antiblanqueo se debía resolver de una manera coordinada entre los tres Cuerpos. Las pesquisas culminaron ayer por la mañana con una decena de detenidos por blanqueo de capitales.

Compartir el artículo

stats