Suscríbete

Caso Abierto - Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Semana Negra

El peligro de la carretera de s'Esgleieta

Dos camiones han volcado en el mismo punto en menos de dos años

Bomberos y guardias civiles, junto al camión volcado en la carretera de s'Esgleieta.

El pasado miércoles un camión cargado con 2.500 litros de gasoil para calefacción se salió de la carretera que va de s’Esgleieta a Palmanyola (Ma1140) y quedó volcado en una finca rústica. Afortunadamente el chófer salió ileso del siniestro y no se produjo vertido de combustible. Justo en este mismo lugar, en noviembre de 2020, se produjo otro accidente de tráfico con consecuencias mucho peores. Un camión de basura y un coche colisionaron y el vehículo pesado se salió también de la vía y volcó. Un hombre murió y una mujer resultó herida grave. Durante muchos meses un ramo de flores colocado en un almendro recordaba a la víctima mortal. Vecinos de la zona se quejan del peligro de esta carretera, una vía muy estrecha y sin arcén, que soporta un tráfico muy intenso. Muchos estudiantes de la UIB procedentes de la Part Forana la utilizan para evitar los atascos de la carretera de Valldemossa, a los que se unen los vehículos pesados y pelotones de ciclistas.  

El hombre asistido por la Policía desmiente que quisiera suicidarse 

Agentes de la Policía Local de Palma acudieron esta semana dos días seguidos a la rotonda de Son Rapinya de la Vía de Cintura para asistir a un hombre que, según los avisos que habían recibido, intentaba suicidarse, un extremo que él ha negado. «En ningún momento quise tirarme del puente», explica este vecino de la barriada. «En ese lugar, junto a la Vía de Cintura, hay un árbol rodeado de hierba, un lugar al que me gusta ir a tomar el sol y fumarme un cigarro con calma». Según cuenta el hombre, cuando un policía le sorprendió el pasado lunes, solo intentaba salvar un desnivel de un metro para acceder al arcén. Los agentes acudieron de nuevo al día siguiente alertados por su madre y le volvieron a localizar allí. «Pero no me había tirado, solo había resbalado cuando trataba de bajar. Todo ha sido un malentendido».

Doña erre que erre en los juzgados de Vía Alemania

El miércoles por la mañana los vigilantes de los juzgados de Vía Alemania impidieron la entrada a una mujer que acudió al edificio sin estar citada, ya que debido a las restricciones por la pandemia los accesos están muy limitados. La ciudadana no se lo tomó nada bien. Empezó a increpar a gritos a los trabajadores y a despotricar contra el funcionamiento de la Justicia. La tensión fue en aumento, tanto que varios agentes de la Policía Nacional tuvieron que acudir a la puerta del edificio para convencer a la señora de que se marchara. Les costó lo suyo, pero lo consiguieron tras más de un cuarto de hora.

La Audiencia Provincial ya es un espacio cardioprotegido 

La Audiencia Provincial de Palma es desde hace unos días un lugar más seguro tras la instalación de un desfibrilador para atender casos de fallos cardiacos. Este dispositivo de última generación avisa automáticamente al 112 desde el momento en que se abre, por lo que no es necesario que nadie alerte a los servicios de emergencias y los esfuerzos pueden centrarse en atender a la víctima. Además funciona de forma autónoma y solo es necesario colocar los electrodos al paciente y el aparato se encarga de evaluar su estado y aplicar las descargas necesarias para tratar de reanimarlo.

Compartir el artículo

stats