Suscríbete Diario de Mallorca

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El sueño de la Copa América pasa por Mallorca: de ‘Il Moro di Venezia’ de Raul Gardini al ‘Ineos Britannia’

Gran Bretaña elige Palma como sede para asaltar la competición que fundó en 1851 y nunca ha ganado, con una inversión superior a los 150 millones de euros, tal como hizo hace 30 años el magnate italiano en Puerto Portals, su último gran desafío antes de suicidarse un año después, cuando el juez Di Pietro iba a interrogarle en el marco de la operación Manos Limpias

Imagen histórica de Paul Cayard, el rey Juan Carlos, Raul Gardini y y Gianni Agnelli en Portals en el verano de 1990. MIQUEL MASSUTÍ

El sueño de Gran Bretaña de ganar la Copa América de vela, cuya 37 edición se disputara el verano de 2024 en Barcelona, pasa por Mallorca. El país con mayor tradición en el diseño naval no ha conquistado nunca la competición deportiva más antigua del mundo que fundó en 1851, en tiempos de la reina Victoria. Y con esa cuenta histórica pendiente, levantar la Copa de las Cien Guineas, el equipo Ineos Britannia, formado en 2018 y actual equipo desafiante, ha elevado su apuesta, convirtiendo Palma en la sede de entrenamiento y desarrollo de su prototipo y aliándose con la escudería de Formula 1 Petronas Mercedes-AMG.

El pasado 17 de octubre botó su prototipo T6, un monocasco con foils para volar sobre el mar a una velocidad de 50 nudos, en la base naval de Portopí, desde donde se transmitirán a los equipos de diseño, ingeniería y rendimiento de Brackley, en el Reino Unido, todos los datos que se obtengan en las jornadas de navegación en la bahía. Toda esa información acumulada se utilizará para diseñar el barco definitivo de regatas del equipo, el AC75, con un presupuesto que podría superar los 150 millones de euros.

Uno de los prototipos de ‘Il Moro di Venezia’ en el dique exterior de Portals. MIQUEL MASSUTÍ

No es la primera vez que un equipo de Copa América convierte Mallorca en su sede de entrenamiento y pruebas para construir un prototipo. Hace 30 años, el empresario italiano Raul Gardini, dueño de Montedison y director del imperio Ferruzzi, tras contraer matrimonio con la hija del patriarca fallecido, Idina, invirtió 17.000 millones de pesetas en su intento de conquistar la regata más prestigiosa del mundo. Y en 1990 convirtió, con dos prototipos, Puerto Portals en su sede de entrenamiento y desarrollo con la vista puesta en el desafío en aguas de California de 1992. El barco con el que el equipo italiano compitió en la Copa América de ese año se llamaba Il Moro de Venezia y es una de las leyendas más deslumbrantes de toda la historia mundial de la vela.

Gardini, enamorado de Mallorca, amigo íntimo del Rey Juan Carlos y el empresario de moda en Italia en aquellos años, fue el hombre que hizo multimillonario a Mario Conde antes de su asalto a Banesto, al adquirir en 1987 la firma Antibióticos S.A por 58.200 millones de pesetas. Era aficionado a la vela de competición desde pequeño. Y en septiembre de 1988 tomó la firme decisión de participar en la Copa América de 1992 e intentar conseguir lo que Gianni Agnelli, l’Avvocato, fundador del imperio Fiat, no había logrado en las ediciones de 1983 y 1987 con el Sfidia Italiana y el Azzurra.

Botadura del ‘Ineos Britannia’ en la base naval de Portopí, su sede de desarrollo. INEOS BRITANNIA

El dique exterior de Puerto Portals fue tomado al completo por el equipo de Copa América de Italia patrocinado por Gardini, en medio de unas enormes medidas de seguridad para evitar que nadie pudiera copiar ni el más mínimo detalle de las embarcaciones previas al diseño definitivo del velero, que se gestaba en Milán bajo la dirección del argentino German Frers, y aportó a la vela de competición importantes avances en el diseño de metales y sobre todo en la utilización de fibras de carbono cocidas a altas temperaturas. En Portals el equipo de Il Moro di Venezia superaba las cien personas y en la elección de la base mallorquina del proyecto tuvo mucho peso la opinión de Gardini, que conocía a la perfección las aguas de las islas, y las similitudes climatológicas de Mallorca con la costa californiana.

El barco del equipo británico navegando. INEOS BRITANNIA

Foto histórica Portals

Pero también hubo tiempo para las relaciones sociales en el transcurso de los dos años que el equipo estuvo instalado en Puerto Portals, cuando el 8 de agosto de 1990 Gardini organizó una regata de exhibición con los dos prototipos de los cinco prototipos previos presentes en Palma, en una jornada en la que se dejó ver en Puerto Portals con el Rey Juan Carlos, que sufrió un aparatoso accidente a bordo, y Gianni Agnelli, que ofreció todo su apoyo al desafío de Il Moro de Venezia, con el poder simbólico que ese gesto tenía. Posaron todos juntos a bordo del velero en una imagen histórica que completó el joven patrón Pau Cayard, a quien Gardini había dado el mando de su proyecto.

Gardini hizo posible que Italia ganase su primera Copa Louis Vuitton, antesala de la Copa América, en 1992. Sin embargo en San Diego Il Modo di Venezia fue derrotado en la final por el América 3 del multimillonario Bill Koch.

La suerte del magnate italiano cambió rápidamente. Y un año después, acorralado por la operación Manos Limpias y el juez Di Pietro, se suicidó en Milán el 23 de julio de 1993. Su final conmocionó al mundo de la vela y durante ese mismo año y en la celebración de la Copa del Rey se le rindió un homenaje con una concentración de barcos en la bahía de Palma en la que se arrojaron flores al mar antes de la disputa de la primera manga de la competición.

Compartir el artículo

stats