Día del Periodista 50% DTO. Diario de Mallorca

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Crisis energética

Hacienda manda al teletrabajo a sus funcionarios de Zamora para ahorrar en calefacción

La Administración sigue ya las directrices emanadas por el Gobierno para reducir la factura energética en época de crisis

Una ciudadana, en el edificio de Hacienda en Zamora. E.F.

Los funcionarios del edificio de Hacienda en Zamora están “obligados” a realizar varios días a la semana de teletrabajo, con el fin de poder mantener espacios cerrados y ahorrar en calefacción. Es lo que han contado a este diario varios empleados públicos, pero que en realidad no responde a ninguna ocurrencia de la Administración periférica del Estado en Zamora, sino que es la aplicación práctica de las directrices del Gobierno, entre las medidas adoptadas para el ahorro energético en estas épocas de crisis y penurias de electricidad, gas y otros combustibles.

Un acuerdo del 24 de mayo del Consejo de Ministros adoptó el denominado “plan de medidas de ahorro y eficiencia energética de la Administración General del Estado y las entidades del sector público institucional estatal”. Y es que, según reflejó entonces el Gobierno “la invasión de Ucrania por parte de Rusia ha supuesto un nuevo escenario, no solo en el plano geopolítico, sino que ha elevado el precio de los combustibles en Europa a niveles históricos y ha puesto de manifiesto los riesgos de una elevada dependencia energética”.

Y la Agencia Internacional de la Energía propuso, entre otras medidas, “actuaciones como el ajuste de termostatos en unos pocos grados para reducir las demandas de calefacción o refrigeración o el impulso del teletrabajo, el uso del vehículo compartido o la reducción de la velocidad en autopistas”.

Y entre las medidas concretas establecidas por el Gobierno están las de fomento del teletrabajo: “Se implantarán medidas de un sistema de trabajo a distancia en la Administración General Estado y del sector público estatal para reducir el impacto energético y que posibilite la reducción de desplazamientos, con el consiguiente ahorro energético, así como la reducción significativa de los consumos en los centros de trabajo, en especial de climatización, equipos, iluminación, etc”.

El teletrabajo, claro, se aplica sólo en aquellos puestos donde no sea estrictamente necesaria la presencia física.

La compensación de los gastos, aún por desarrollar

Fue en septiembre de 2020, a raíz del aumento de la modalidad laboral no presencial cuando el Gobierno reguló el teletrabajo, una medida que entre otras ventajas tiene precisamente la de evitar un gasto a las empresas en el funcionamiento de las sedes físicas.

Sin embargo, para el empleado supone también la utilización de medios propios (ordenador, conexión a internet o calefacción, por ejemplo) para poder cumplir sus obligaciones laborales. El Real Decreto ley 28/2020 que regula el asunto prevé que en los acuerdos entre empleadores y empleados sobre teletrabajo debe figura la “enumeración de los gastos que pudiera tener la persona trabajadora por el hecho de prestar servicios a distancia, así como forma de cuantificación de la compensación que obligatoriamente debe abonar la empresa”, si bien en muchos casos no está aún concretada esa modalidad de pago y no se abona compensación ninguna por el teletrabajo.

Compartir el artículo

stats