La actriz y cantante mallorquina, Angy Fernández, reveló el pasado sábado de madrugada a través de su cuenta de Instagram que se encontraba en el hospital por un fuerte dolor. "Night in the hospital, porque una no sabe si tiene apendicitis o gases, pero puede ser lo primero", compartió en las historias junto a una fotografía.

Tal y como relató, en un inicio pensó que serían "gases o apendicitis", sin embargo, los médicos descartaron que pudiera ser una inflamación del apéndice y la tuvieron ingresada una noche en el hospital para estudiar su caso y averiguar qué era lo que provocaba sus síntomas.

Angy Fernández revela que tiene la enfermedad de Chron Instagram @Angynas

Cuando recibió los resultados, la mallorquina compartió la noticia con sus seguidores. Los análisis concluyeron que Angy padece la enfermedad de Crohn, una afección inflamatoria de tipo crónico y autoinmune del tubo digestivo. La actriz también explicó a través de las historias que al ser celíaca "tenía más posibilidades" de sufrir esta dolencia. “Me ingresaron para cebarme a antibióticos y que no se extienda la infección", añadió.

Cuando Angy salió del hospital, después de una noche en observación, no dudó en actualizar a sus seguidores y agradecer a los sanitarios que la atendieron: "Ya he salido del hospital. Me encuentro mucho mejor. Gracias a las enfermeras y doctores que me han atendido tan bien. Sois unos currantes".

Angy Fernández revela que tiene la enfermedad de Chron Instagram @Angynas

¿Qué es la enfermedad de Crohn?

La enfermedad de Crohn es una enfermedad inflamatoria crónica y autoinmune del tubo digestivo que evoluciona de modo recurrente con brotes. Su causa es desconocida y entre sus principales síntomas destacan el dolor abdominal, diarreas, fiebre, pérdida de peso y la hemorragia rectal, entre otros.

Esta afección puede afectar desde la boca hasta el ano, pero es más común en el íleon terminal (porción más distal del intestino delgado). También puede manifestarse fuera del aparato digestivo como en articulaciones, piel, hígado, ojos...

Es más frecuente en gente joven de entre 20 y 30 años, aunque puede manifestarse a cualquier edad.