Suscríbete Diario de Mallorca

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Salud mental

Verdades y mentiras del mindfulness, una técnica de relajación presente en algunos colegios

Algunas investigaciones respaldan sus resultados, pero no es ninguna panacea para combatir la ansiedad | "Para luchar contra el 'bullying' no hay que meditar, sino ir caso a caso e intervenir en la familia del que esté ejerciendo la violencia", afirma el psicólogo y divulgador Luis Miguel Real

Varias personas realizan una sesión conjunta de mindfulness en Barcelona. JOAN PUIG

Tener una postura cómoda. Cerrar los ojos. Respirar de forma consciente. Dejar que los pensamientos pasen por la cabeza pero sin enredarse en ellos. Sentir todo el cuerpo, miembro a miembro. Visualizar con la imaginación un lugar que nos ofrezca paz. Solo importa el aquí y el ahora. Estas serían, básicamente, las técnicas para practicar mindfulness, un método de relajación que también se está llevando a los colegios. Sus defensores aseguran que mejora el rendimiento escolar y reduce los conflictos. ¿Es el mindfulness -también llamado atención plena- la solución a la ansiedad? La respuesta corta y científica es no. Ahora viene la respuesta larga.

El mindfulness es "la occidentalización de las practicas meditativas orientales", responde Luis Miguel Real, psicólogo clínico y divulgador científico. "Hay investigaciones que respaldan sus resultados, pero son estudios que se quedan cortos y que, muchas veces, están basados en un segmento muy escaso de población", añade.

"Es una técnica que ayuda a relajarnos, pero en casos concretos. No se puede aplicar a todos los tratamientos para la ansiedad”

Luis Miguel Real - Psicólogo y divulgador

decoration

Real, que practica meditación de vez en cuando, hace hincapié en el peligro de generalizar algo que a determinadas personas y en determinas circunstancias les puede funcionar. El mindfulness es "una técnica que, efectivamente, ayuda a relajarnos, pero en unos casos muy concretos". "No se puede aplicar a todos los tratamientos para la ansiedad. No es ninguna panacea", insiste.

Investigación escasa

La investigación sobre la meditación "es escasa y a menudo errónea", sentencian el catedrático de Medicina Edzard Ernst y el periodista científico Simon Singh en '¿Truco o tratamiento?', una biblia científica que examina la mal llamada medicina alternativa.

La meditación es un término que abarca demasiadas disciplinas. ¿De qué meditación hablamos? La trascendental, recuerdan los autores de '¿Truco o tratamiento?', "tiene fuertes asociaciones religiosas y puede ser parte de un sistema de creencias con el que los pacientes quizá se sientan incómodos". Sin embargo, la de atención plena es "un método que ha sido desarrollado solo con propósitos terapéuticos". Ernst y Singh concluyen que el mindfulness puede aumentar el bienestar debido a los beneficios asociados a la relajación. Pero añaden que no hay evidencias de que tenga un impacto directo en dolencias serias, como el cáncer.

Muy combativo contra las pseudociencias, Real recuerda que la ansiedad, las depresión, las fobias, las adicciones y otros trastornos deben ser tratados siempre por profesionales acreditados y no por autodenominados terapeutas sin formación, chamanes y gurús. "Si un profesional de la psicología recurre al mindfulness para un paciente, vale. Pero debe formar parte de una terapia, no puede ser la única herramienta para tratar a la persona", subraya. 

Real critica que el mindfulness traslada a la gente la idea de que ellos y ellas son los responsables de sus problemas y su comportamientos y que para solucionarlos hay que ver la vida de otra manera. "Es un arma política neoliberal que sale muy rentable. Grandes empresas ofrecen mindfulness a sus empleados. ¿El objetivo? Reducir las quejas laborales".

Las terapias en masa son siempre muy baratas. Pero recobrar la salud mental pasa por intervenciones individuales. En este sentido, de cara a la población infantil y los colegios, Real destaca que el mindulnfess no combate el 'bullying'. "Para luchar contra el acoso escolar lo que hay que hacer es ir caso a caso e intervenir en la familia del que esté ejerciendo la violencia", concluye.

El mindfulness extiende sus tentáculos por muchos campos. La red de metro de Madrid, por ejemplo, ha firmado una colaboración con una empresa para ofrecer, a través de códigos QR, sesiones de escasos minutos de meditación para los viajeros. "Durante los próximos 5 minutos no hagas nada. Bueno, sí, respirar", reza la publicidad.

Los defensores del mindfulness

Investigadores del Center for Healthy Minds, de la Universidad de Wisconsin, defienden que la meditación "tiene el poder de volver a cablear y reestructurar el cerebro". Aseguran que el cerebro de las personas que lo han practicado durante años es diferente al de las personas que no lo practican. "Quien lo ejercita de manera continua cambia", afirma el responsable del equipo de investigación, Richard Davidson en el documental 'El movimiento mindfulness' (Robert Beemer, 2020), disponible en Filmin.

Dan Harris, periodista y enviado especial en zonas de guerra de la cadena norteamericana ABC, sufrió un ataque de pánico en directo mientras presentaba las noticias. Tras reconocer que consumía drogas, el comunicador se zambulló en la meditación. En 2019, la editorial Oberon publicó en España su libro, 'Meditación para escépticos con reticencias'. Harris se ha convertido en un defensor del mindfulness, una técnica "sencilla que no tiene nada que ver con la religión y que provoca cambios tras practicarla de manera regular durante mucho tiempo".

La actriz Goldie Hawn también es una embajadora del mindfulness. Es su caso, para trasladarlo a los colegios. Es, en su opinión, una vía "para que los niños sepan gestionar sus emociones".

Compartir el artículo

stats