Suscríbete 4 Billetes GRATIS Diario de Mallorca

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Jorge el pediatra | Laringitis en los más peques

La laringitis aparece entre los 9 meses y los 6 años. INGIMAGE

Estamos en la época de las laringitis. Quién más o quién menos habrá oído hablar de esta dolencia, muy común en este momento del año.

De hecho, esta misma semana, en mi consulta, mi joven paciente Álvaro, me explicaba sus síntomas con su mamá al lado, con esfuerzo por su parte, porque apenas podía hablar por la afonía que arrastraba.

–«Jorge, llevo así 2 días, me duele mucho la garganta y me cuesta tragar, y anoche tosía mucho…»

En esta ocasión Álvaro no tenía fiebre (las laringitis no siempre se acompañan de altas temperaturas) y su estado era relativamente bueno.

Después de explorarlo, le dije a su mamá que tenía laringitis. –«¡¡Lo ves, mamá!! Te dije que tenía laringitis». Creo que Álvaro apunta para médico.

¿Cuáles son las principales causas? En la mayoría de los casos es vírica, producidas por el virus Parainfluenzae que en adultos da síntomas de resfriado común. En los peques donde se repite con frecuencia es importante descartar un origen alérgico.

¿Se da en todas las edades? Puede aparecer entre los 9 meses y 6 años de edad, siendo el pico a los 2 años.

¿Y los síntomas? Al producirse una inflamación de las cuerdas vocales, el paciente suele tener afonía, incluso en el caso de los bebés, cuando lloran se les nota afónicos, y da como penita escucharlos. Presentan una tos seca característica, llamada de perro o de foca. En casos de algo más de gravedad, aparece lo que llamamos estridor laríngeo, un sonido que se emite entre tos y tos para adquirir entrada de aire. ¿Fiebre?, no siempre. En ocasiones los espasmos de tos son tan intensos que puede aparecer un dolor muscular en el pecho, es eso, sin más, dolor muscular, una especie de agujetas.

¿Qué debemos hacer cuando nuestr@ peque presenta esos ataques de tos? Primeramente, dejadme decir, que como todo en medicina, depende del grado de gravedad. La tos perruna, por laringitis, aparece por la noche. Es muy típico ver como la primera noche es más o menos aceptable, el niño o la niña, apenas toserá durante el día, por no decir que no toserá, y cuando llega la segunda noche… Zas, la cosa empeora, con episodios de tos que pueden ser más largos e intensos. Muchas familias llegan a pensar que el niño se está ahogando, y, lógicamente, salen corriendo hacia el hospital más cercano. Como digo, la segunda noche suele ser peor, y es esa mañana cuando acuden al pediatra. En aquellos casos de tos intensa, e incluso con estridor, ayuda bastante abrir la puerta del congelador y dejar al peque que respire ese aire frío. También podemos sacarle a la calle abrigadito para que respire el aire frío de la noche. Como sabéis, el frío es antiinflamatorio, ayudando a esa inflamación de las cuerdas vocales.

¿Cuál es el tratamiento? En ocasiones, si los síntomas son leves, se puede comenzar con ibuprofeno, pero por experiencia propia, en la mayoría de los casos no es suficiente y pasamos directamente a los corticoides, 1 dosis al día, 3 días. También se suele utilizar corticoides de dosis única en medio hospitalario. Si la cosa no evoluciona, se puede añadir budesonida en aerosol para uso domiciliario. Cuando hablamos de medio hospitalario, en casos de mayor gravedad, se aplican mascarillas de adrenalina. En casos de recurrencia, es decir, de varios episodios repetidos, como decía al principio, se debería por un lado descartar problemas de alergia, y por otro tratamiento preventivo a base de budesónida en aerosol durante unas cuantas semanas.

En breve, compañer@s de nuestro equipo, Espacio Jorge el pediatra, os escribirán por aquí para contarnos cosas súper interesantes.

Para cualquier duda, me encontraréis por whasapp en el 667719202.

Compartir el artículo

stats