Suscríbete 4 Billetes GRATIS Diario de Mallorca

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Investigación

Un proyecto busca diagnosticar y tratar el COVID persistente con inteligencia artificial y vía móvil

Coperia aglutina al instituto Galicia Sur, a la Universidad de Vigo y a tres empresas | Ofrece rehabilitación cognitiva mediante videojuegos y física, con ejercicios pautados y personalizados | Pretende predecir brotes

Afectada por Covid persistente. PABLO HERNÁNDEZ GAMARRA

Ahora que los sistemas sanitarios tienen más conocimientos y recursos para enfrentarse a la infección por SARS-CoV-2 en su fase aguda, las sociedades científicas prestan cada vez más atención a otra enfermedad nueva y con gran impacto en la población: el COVID persistente. La también conocida como long COVID puede afectar a entre un 10 y un 20% de los contagiados y, según la definición aceptada por la OMS, es un conjunto de síntomas prolongados que pueden persistir desde la infección o surgir tiempo después de la recuperación. Los expertos han identificado más de 200 posibles que, además, pueden aparecer, desaparecer y reaparecer. Ante un conocimiento aún tan impreciso, los pacientes que la sufren se enfrentan a múltiples dificultades, empezando por la falta de herramientas para un diagnóstico objetivo que facilite la tramitación de bajas laborales –porque sí, está reconocido que pueden ser incapacitantes– o la ausencia de tratamientos especialmente diseñados para abordarlo.

En este contexto, el Instituto de Investigación Sanitaria Galicia Sur (IISGS), el Grupo de Tecnologías Multimedia (GTM) y el Laboratorio de Informática Aplicada (LIA2) de la Universidad de Vigo y tres empresas –Bahía Software S.L.U., 10 METS S.L. e Imaxin Software– se han unido para trabajar en una novedosa solución: una plataforma multidisciplinar e integral, basada en inteligencia artificial, para diagnosticar de forma objetiva el COVID de larga duración, pero también para empoderar al paciente con información y facilitarle herramientas que le ayuden en su rehabilitación tanto física como cognitiva de una forma personalizada. Una consulta a distancia, un gimnasio y videojuegos rehabilitadores para avanzar en su recuperación. Y todo ello a través del móvil.

El proyecto ha recibido el nombre de Coperia y, según la información recogida en su página web, “pretende tener un impacto significativo en la salud, ahorrando costos al sistema” sanitario. Este consorcio calcula que en Galicia hay 27.000 personas que padecen long COVID y “más de 800.000 en todo el territorio nacional”. Para el desarrollo de esta plataforma, cuenta con la colaboración de la Asociación de Pacientes COVID Persistente España (ACPE) y aspira a tener proyección nacional e, incluso, internacional.

Según lo recogido en su web, los trabajos arrancaron en noviembre de 2021 y tienen una duración de 18 meses. En los primeros nueve , “los diferentes socios del proyecto han trabajado en sentar las bases para el diseño y puesta en marcha del proyecto a nivel clínico, técnico y legal”, tal y como explican en una nota informativa colgada en el IISGS a principios de agosto. En pocas semanas, una vez obtenidas todas las autorizaciones pertinentes para los ensayos clínicos, esperan iniciar el reclutamiento de pacientes. Se realizará en el Área Sanitaria de Ourense ya que se hará en colaboración con la Unidad de COVID Persistente del Complejo Hospitalario Universitario de Ourense (CHUO) y con el doctor Alejandro García Caballero como investigador principal por parte del IISGS.

El consorcio calcula que en Galicia hay 27.000 personas con esta enfermedad

decoration

La plataforma recopilará un gran volumen de información de los pacientes: datos clínicos, ficheros de voz –hay estudios de detección de patologías a través de grabaciones–, de variabilidad cardiaca, de evaluación cognitiva o de conductancia dérmica, entre otros muchos. A los pacientes reclutados se les harán unas “pruebas preliminares previas a las intervenciones” y sus resultados se compararán con los de otras que se realizarán tras someterse a los programas de rehabilitación. Entre ellas, tests de proteómica –estudio a gran escala de proteínas– en saliva, que se desarrollará desde Vigo. Pero los enfermos reclutados también irán alimentando de información la plataforma online siguiendo las indicaciones de una aplicación en su teléfono móvil.

¿Y para qué se usarán todos esos datos? El consorcio cree que facilitará el seguimiento y la gestión diaria de los pacientes por parte de los clínicos. Además, mediante técnicas de hiperinteligencia artificial, buscarán patrones para diagnosticar de forma objetiva la enfermedad, predecir brotes de síntomas incapacitantes y recomendar intervenciones o medidas que ayuden a los pacientes.

“A nivel tecnológico, Coperia combina varias tecnologías prioritarias para el desarrollo de Galicia asociadas al sector TIC y biotecnológico”, destaca en su página el consorcio y añade que se trata de “una hipótesis de trabajo holística, completamente disruptiva”. Abunda en que “la I+D del proyecto se centra en modelos de algoritmos de aprendizaje automático (Machine learning) y modelos probabilísticos de pequeños conjuntos de datos”.

Así, Diagnóstico diferencial de COVID persistente por medio de Inteligencia Artificial (Dicoperia) es uno de los ensayos clínicos autorizados. Los otros se centran en la rehabilitación. Con Coperia-Rehab se busca dar herramientas al paciente a nivel físico y respiratorio a través de su móvil. Supervisado por profesionales y con 8 semanas de duración, las sesiones contendrán tareas de trabajo respiratorio, cardiovascular, de fuerza y flexibilidad, según se detalla en la web. “Los programas serán completamente adaptados a las capacidades del paciente y en continua comunicación con este, sus facultativos y los profesionales de rehabilitación”, detalla.

El reclutamiento de pacientes comenzará en cuestión de semanas

decoration

Síntomas neurológicos como la fatiga muscular, el vértigo, el insomnio o la confusión son otras de las consecuencias que se atribuyen al COVID persistente. Para combatirlas, la plataforma propone un programa de rehabilitación cognitivo online (Coperia-COG) basado en serious games de temáticas entretenidas que permitan recuperar habilidades perdidas.

Esta app también ofrecerá contenidos de salud para el empoderamiento del paciente “en base a guías clínicas validadas y con la colaboración del personal clínico de la Fundación Biomédica Galicia Sur participante en el proyecto”. Además de consejos generales de salud, se describen contenidos de higiene del sueño, nutrición y dieta. También terapias cognitivas basadas en mindfulness para tratar problemas como el estrés o la ansiedad.

Los fondos europeos apuestan por esta iniciativa con 770.000 euros

El proyecto Coperia ha obtenido un fuerte respaldo económico por parte de la Administración. Está subvencionado por la Axencia Galega de Innovación (GAIN) y financiado con cargo al Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER), en el marco del eje REACT-EU. En concreto, según la información recogida en su página web, cuenta con 770.000 euros para desarrollar la plataforma en un plazo de 18 meses.

El consorcio destaca que “las ayudas se han concedido como parte de la respuesta de la Unión Europea a la pandemia”. Se trata de un estudio financiado mediante el Programa Conecta COVID para proyectos de I+D+i relacionados con el SARS-CoV-2 que favorezcan la recuperación y la transición digital de las pymes gallegas.

De los 643.247 concedidos por GAIN el pasado 3 de diciembre, la cuantía principal la recibe la empresa Bahía Software S.L. –320.541 euros–. Es una compañía tecnológica radicada en Santiago de Compostela, con experiencia en las tecnologías de la información y en el ámbito de la salud. Entre otras cosas, se encarga de la creación de la plataforma tecnológica Coperia y su versión móvil y de herramientas de empoderamiento y rehabilitación y captura de datos. Imaxina Software, con 80.011 euros, se encarga del desarrollo de los serious games.

Para la ourensana Mialesan S.L. van 94.255,20 euros. Nació hace dos años con el objetivo de facilitar a los pacientes crónicos diversas opciones para su recuperación física. Se encargará de los programas personalizados de rehabilitación física y cardiorrespiratorio.

La Fundación Biomédica Galicia Sur, con sede en Vigo, recibe 85.140 euros. Liderado por el psiquiatra Alejandro García Caballero, del CHUO, en el equipo participan otros investigadores de Ourense –María Bustillo– y de Vigo –Carlos Spuch y Tania Rivera–. Colaborarán en el diseño del estudio, el reclutamiento y estudios de diagnóstico y ensayos clínicos.

A la Universidad de Vigo le conceden 63.300 euros . Participan el Grupo de Tecnologías Multimedia –con Carmen García y Laura Docío–, así como el Laboratorio de Informático Aplicada –dirigido por Xosé Antón Vila–.

Compartir el artículo

stats