50%DTO ANUAL BLACK FRIDAY Diario de Mallorca

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Vandalismo

La cara despedida de soltero de los jóvenes portugueses que destrozaron una escultura en Vigo

Valoran en 13.200 euros los daños en la obra 'A familia' | El informe municipal de tasación económica ya fue remitido al juzgado

Manuel Fuciños en su taller de Ourense con las piezas del grupo escultórico de Vigo. Iñaki Osorio

Una despedida de soltero que fue de todo menos ejemplar y que además les saldrá muy cara. Los dos jóvenes portugueses que el pasado abril cuando estaban de fiesta en Vigo causaron presuntamente los graves destrozos en el grupo escultórico 'A familia', del artista Manuel Buciños, afrontarán el pago de 13.200 euros en concepto de responsabilidad civil por dicho acto vandálico. Esta es la cantidad en la que el Concello ha tasado los daños en esta obra de arte realizada en bronce, que a día de hoy sigue en el taller de su autor en Ourense, donde ya está finalizando su compleja reparación. El Ayuntamiento remitió al juzgado el informe donde detalla dicha valoración económica, por lo que, practicadas todas las diligencias y a la espera de si el fiscal o los abogados defensores proponen más pruebas, el caso será elevado pronto para juicio.

Todo ocurrió la madrugada del 24 de abril de este año. Los hoy investigados judiciales, dos turistas lusos de 33 y 34 años que estaban en la urbe olívica de despedida de soltero –uno de ellos era el novio–, se ensañaron con la escultura, que lucía desde 2019 en un banco en la intersección de Vía Norte con Urzáiz. El destrozo saltaba a la vista. La obra de arte se había quedado sin la escultura de la madre –solo quedaron las piernas–, faltaban también los dos hijos y al padre le habían arrancado parte del brazo. La mayoría de piezas fueron recuperadas después por la Policía Local en el cercano piso donde estaban alojados los jóvenes portugueses.

El estropicio derivó en un procedimiento judicial del que se encarga el Juzgado de Instrucción número 4 de Vigo y que, recibido ya el informe de valoración económica por parte del Concello, afronta sus últimos compases antes de que se cierre la investigación y llegue la fase de juicio. La tasación municipal es clave, ya que es fundamental para fijar la responsabilidad civil a la que se enfrentarán los jóvenes en dicha vista oral. Es decir, la indemnización derivada de los delitos de daños y hurto que se les atribuyeron, este último por llevarse consigo las voluminosas piezas. El delito de daños que se les imputa es el recogido en el artículo 263 del Código Penal, castigado de forma genérica con multa, pero si se concluye que el perjuicio afecta a “bienes de dominio o uso público comunal”, la pena prevista, junto a dicha sanción económica, es de entre uno y tres años de prisión.

Las esculturas en el taller del artista. Iñaki Osorio

Colaboración ciudadana

Tras su detención por los destrozos causados en este grupo escultórico instalado en Vía Norte con motivo de la humanización que se hizo en la zona, estos ciudadanos lusos quedaron en libertad provisional. Su localización y arresto como supuestos autores de los daños fue posible gracias a la colaboración ciudadana. Cuando los agentes llegaron al lugar aquella madrugada se toparon con varios testigos, uno de los cuales les mostró un vídeo que permitía identificar a los vándalos. Otro viandante les indicó el edificio de Urzáiz a donde se dirigieron, que resultó ser donde los investigados estaban alojados.

“Es un trabajo latoso”

Manuel Buciños (Buciños, Lugo, 1938), todo un referente en Galicia, es el autor de esta escultura en homenaje a la familia que en abril acabó destrozada por los vándalos. Lleno de energía a sus 83 años de edad, mientras trabaja en otros proyectos está también reparando esta obra para que vuelva a lucir en el lugar que le corresponde en Vigo. “Está siendo una labor un poco latosa, porque hay un par de piezas que no aparecieron, que no se pudieron recuperar; pero estoy luchando para que no se noten los daños y la obra vuelva a estar pronto completa en Vigo”, afirma en conversación telefónica desde su taller de Bobadela (Ourense).

Una de las piezas de bronce que conforman el grupo escultórico ya está “prácticamente” terminada, la de la mujer con la niña. “Esa ya se podría colocar pronto en Vigo”, afirma. En la que todavía tiene que trabajar durante un tiempo, aunque calcula que “en septiembre o en octubre” ya estará preparada, es en la del padre y el hijo. En esta estatua el trabajo se complico porque, aunque la Policía Local encontró restos del grupo escultórico en el piso donde estaban alojados los autores de los destrozos, no se llegó a recuperar el brazo del niño ni otra parte de esa pieza.

Con una dilatada trayectoria en la que se convirtió en un referente de la escultura pública de Galicia y distinguido, entre otros, con el Premio Trasalba 2020 que concede la Fundación Otero Pedrayo en reconocimiento al trabajo a favor de la cultura gallega y del galleguismo, Buciños lamenta que esta obra que realizó para Vigo acabase siendo víctima de los vándalos. “Es algo que no tiene sentido”, condena. Dadas las características de este grupo escultórico, no tiene duda de que fueron unos destrozos “realizados a conciencia”. “Tuvieron que hacer una fuerza enorme entre varias personas y durante bastante tiempo para causar los daños que causaron”, opina este escultor.

Con una trayectoria que suma ya 70 años –“empecé en esto a los 13 años y aquí sigo”, afirma–, esta es la segunda vez que ve como una de sus obras acaba despedazada. En 2007, recuerda, robaron una pieza “de casi 200 kilos” del monumento al emigrante que estaba en el municipio pontevedrés de A Lama. “Se la llevaron y después apareció en trozos, para chatarra”, lamenta el artista, que sigue trabajando “todos los días” y que en la actualidad está preparando una escultura para Ourense que rendirá homenaje al escritor Carlos Casares.

Compartir el artículo

stats