Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Can Conrado deslumbra en el cóctel de la Orden de Malta

José Francisco Conrado de Villalonga ejerce de anfitrión de una velada a la que acudieron cerca de 200 personas - Los condes de Olocau o el Marqués de Mondéjar, entre los invitados

5

Can Conrado deslumbra en el cóctel de la Orden de Malta Vanessa Sánchez

Cualquiera que haya paseado por las calles de Santa Maria del Camí habrá reparado en él. El antiguo convento de la Soledad que perteneció a los Mínimos, orden fundada en 1682, su inigualable claustro de estilo renacentista con arcadas, su galería con columnas y la belleza de sus jardines y sus fuentes brillaron ayer con luz propia para recibir a los cerca de doscientos invitados al cóctel benéfico de la Orden de Malta en Mallorca, una velada solidaria indispensable en la agenda de los mallorquines y que tras la pandemia se ha retomado con fuerza.

José Francisco Conrado de Villalonga, delegado de la Orden en la isla y consejero de Editora Balear, ejerció de anfitrión en una noche organizada por su hija, Patricia Conrado, encargada además de recibir a las puertas de Can Conrado a todos aquellos que se apuntaron a la cita benéfica. El calor fue protagonista un día más, también los abanicos, pero el selecto finger food servido por Exclusive Catering hizo más llevadero el bochorno; eso sí, los hombres prescindieron de chaqueta y corbata y las mujeres optaron en su mayoría por el vestido corto.

Arrancaba puntual la cita a las nueve de la noche, con importantes personalidades de la nobleza confirmados. Entre los primeros en llegar, los condes de Olocau, Joaquín y Teresa Puigdorfila, junto a su hija, Rebeca Puigdorfila. Compartieron una larga charla distendida con Alfonso Pérez-Maura, hijo de la duquesa de Maura -también presente en el cóctel- y José Francisco Villalonga, subdelegado de la Orden de Malta. Muy cerca de ellos, la otra anfitriona de la noche, Mercedes Quiroga, que saludó amigablemente a Francina Oliver, Gabriel Arrom y Carmina Pascual. También asistieron la condesa de Deleitosa, el marqués de Mondéjar y el conde de España.

Los beneficios obtenidos se destinarán a diversas entidades con las que colabora la Orden, como Amiticia

decoration

La condesa de Villardonpardo compartió mesa y conversación con la baronesa de Alaquas, con Pilar Juan de Sentmenat, con Mercedes Morenés, con Cecilia Conde y con Pepa Noguera. Más tarde se les unió en la charla Evelyn Morell.

Los jóvenes Miguel Miralles, Victoria Meré o Luis Melgar, fieles colaboradores de la entidad, también pasearon por un Can Conrado que deslumbró tanto a quienes lo habían visitado previamente como a aquellos que lo descubrían por primera vez.

La escritora Carme Riera, el padre Jesús Honduvilla, Diego Zaforteza, Pedro Vidal, Miguel Morales, Nuria Pérez, Mark Hoddinott, Olga Oliver, el doctor Robert Hess y su mujer Lilly, Catalina Alzamora, Jacobo Planas o la líder del Partido Popular en Balears, Marga Prohens, también acudieron a la llamada solidaria de la Orden de Malta, que destinará el dinero recaudado -la entrada colaborativa ascendía a 50 euros- a las obras hospitalarias que la entidad desarrolla en Mallorca, como las Hermanitas de los Pobres, la Asociación Amiticia, la Fundación La Sapiencia y la Iglesia de San Juan de Malta.

Con la finalidad de defender a los peregrinos que visitaban los santos lugares se fundó en Jerusalén la Orden de Malta en el año 1099. Desde allí se trasladaron a Rodas y en el año 1530, el emperador Carlos I de España cedió a la Orden el archipiélago de Malta. En 1880 se trasladó a Roma. En la actualidad forman parte de la entidad en Mallorca 40 miembros, además de un alto número de colaboradores que desarrollan una gran labor humanitaria y que sostienen y mantienen el culto en la Iglesia de San Juan de Malta.

Compartir el artículo

stats