Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Violencia machista

"Los pinchazos son la forma que encuentra el machismo para adaptarse a los avances"

Los ataques en fiestas son "otra expresión más de agresiones contra la mujer", dicen los expertos, que insisten en la importancia de la coeducación

Imagen de archivo de una manifestación en el 8M.

"El machismo siempre encuentra la forma de transformarse, adaptarse, expresarse en la sociedad. Los pinchazos a chicas en entornos de ocio es un ejemplo de ello". Habla Sara Order, socióloga y agente de igualdad, miembro de la Associació per la Coeducació, quien reconoce este tipo de actos "como una expresión más de violencia contra la mujer" y un nuevo riesgo para que las jóvenes perpetúen sus temores, miedos y precauciones para no ser violentadas. "Las mujeres no vamos a dejar de ir a estos espacios, pero la cuestión es que otra vez somos nosotras las que tenemos que ir con cuidado, estar pendientes no solo de nuestra copa sino también de nuestro cuerpo, de avisar, de ir con precaución", dice Order.

"Otra vez la responsabilidad recae sobre las mujeres. ¿Por qué no se les dice a los hombres que no hagan esto? ¿Que no nos violen? Basta ya", sentencia. La solución, para ella, pasa por educar en igualdad para que la sociedad en su conjunto deje de ver a la mujer como un objeto y divulgar el significado de "consentimiento".

La experta, que también trabaja en puntos violeta, considera que son "un parche" y que es vital una solución integral que pasa, según ella, "por educación transversal en igualdad y respeto".

Miedo y alarmismo

Alerta de las consecuencias sociales que tiene en las jóvenes pinchazos en discotecas o festivales que, aunque no acaben en agresiones (sexuales o de ningún tipo) ni se inocule ninguna sustancia, son agresiones en sí mismas que provocan "que las chicas tengan cada vez más miedo". "Cada vez que notemos algo en una fiesta pensaremos que es un pinchazo, entraremos en paranoia". En este sentido, le preocupa que las informaciones difundidas en medios de comunicación tengan un efecto "perverso y se produzcan más pinchazos". Cuando, dice, el efecto social que tendría que tener sería el de la sensibilidad de los hombres. "Poner el foco en ellos, no en nosotras".

De la misma opinión es Agustín Zaragozá, agente de igualdad que resalta que pinchar a alguien contra su voluntad es una agresión física, de la misma manera que lo es tocar el culo a una chica que pasa por tu lado sin que ella te lo haya consentido. Por eso, cree que hay que poner en marcha acciones efectivas que tengan el foco en el sector masculino. "Ellas van con cuidado y toman muchas precauciones para no sufrir agresiones por parte de un sector de la población que necesita entender que las mujeres no son objetos. La educación es fundamental", señala el agente de igualdad. Respecto a una supuesta intención de someter químicamente a través de pinchazos (algo que hasta la fecha no se ha podido comprobar), Order señala, por otra parte, a las drogas como un elemento atravesado, también por el género. "Los hombres son quienes más consumen y más accesibilidad tienen a ellas. ¿Te imaginas a chicas buscando una sustancia para pinchar a hombres?", pregunta.

"Bromas" desde el privilegio

Dicen que el "fenómeno" pone a las mujeres en alerta y pinchar para "hacer la gracia" es perverso, patriarcal y una "broma" hecha desde el privilegio de "quien no sufre a diario tener que tomar precauciones por ser mujer", dicen ambos expertos. Order reitera una idea: "El machismo siempre encuentra una forma de transformarse en paralelo a los avances tecnológicos y sociales y la expresión de ahora son los pinchazos", dice la socióloga.

Compartir el artículo

stats