Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La Fiscalía pide 37 años de prisión para los falsos médicos del COVID que drogaron a dos ancianos

Entraron en casa del matrimonio disfrazados y les dieron éxtasis para robarles | También los engañaron para retirar dinero del banco

Foto de archivo de sanitarios en la época dura de la pandemia. / CASTELEIRO/ROLLER AGENCIA

La delincuencia dio una tregua durante los meses de pandemia, especialmente durante los meses de confinamiento. Pese a todo fue en esta época cuando se produjo un grave asalto donde los ladrones se aprovecharon de esta circunstancia para cometer el robo. Se trata del caso de los asaltantes que, simulando ser médicos y ataviados con batas blancas y mascarillas, lograron entrar en el piso de un matrimonio de ancianos de la Travesía de Vigo. Una vez dentro drogaron a las víctimas con pastillas, maniataron con una media al varón y lograron hacerse con valiosas joyas –dos relojes de oro Cartier, pulseras y anillos– y 4.000 euros en efectivo.

La Fiscalía pide para los cuatro acusados un total de 37 años de prisión por delitos de robo con violencia en casa habitada, un delito menos grave de lesiones, un delito leve de lesiones y un delito continuado de estafa en grado de tentativa. A mayores, para dos de los procesados, que son hermanos y conocían con anterioridad a la víctima por frecuentar la tienda de numismática que regenta en la ciudad, también solicita la fiscal una orden de alejamiento del varón así como del negocio durante tres años.

"Realizando labores de vigilancia"

Los hechos se remontan al 8 de abril de 2020. Tal y como se recoge en el escrito de calificación provisional de la Fiscalía, mientras dos de los acusados se quedaron en la calle “realizando labores de vigilancia”, los otros dos ataviados con “guantes de goma, batas blancas y mascarilla” lograron entrar en la vivienda del matrimonio, de 78 y 79 años respectivamente, haciéndoles creer que eran “personal sanitario”.

Fue entonces cuando, supuestamente, obligaron a la mujer ingerir benzodiacepinas y éxtasis, dejándola inconsciente mientras maniataban al varón con unas medias para poder hacerse con el dinero. Concretamente, los ladrones se llevaron 4.000 euros, varios anillos, pulseras y dos relojes de alta gama. Antes de abandonar la casa, suministraron al anciano “algún tipo de sustancia tóxica” que lo adormiló y permitió a los acusados huir del domicilio.

La investigación de este caso todavía tendría una segunda –y tercera– parte. En enero de 2021, los dos hermanos acusados, siendo “perfectamente conocedores” del deterioro cognitivo del septuagenario, presuntamente lograron convencerlo para que los acompañase a una sucursal bancaria y bajo la promesa de entregarle una colección de monedas, uno de los acusados logró que la víctima le entregase 3.000 euros, si bien el hombre rectificó y ordenó el reingreso del dinero.

Tan solo dos días después, el acusado “logró nuevamente convencer” al anciano para retirar otros 3.000 euros, si bien no llegó a materializarse la supuesta estafa al dar parte el personal de la oficina bancaria a la policía.

Entre las pruebas que secunda este escrito fiscal, destacaba el juez instructor en su auto de fin de la investigación, la ubicación de los acusados “en un radio cercano” al piso en el momento de la comisión de los hechos así como los informes de ADN, el análisis del posicionamiento geográfico de los teléfonos móviles de los imputados y archivos que había en la memoria de estos terminales.

En su calificación de los hechos, la fiscal aplica las agravantes de uso de disfraz, abuso de superioridad y reincidencia.

Compartir el artículo

stats