Suscríbete 4 Billetes GRATIS Diario de Mallorca

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Crisis del coronavirus

Los sanitarios podrán seguir trabajando aunque sean positivos en covid-19

La Conselleria de Sanidad "recupera" así para el trabajo a los contagiados que ya no tendrán que quedarse en casa 5 días | Se les tendrá que reubicar si trabajan en áreas sensibles como Oncología o UCI

Una sanitaria realiza una PCR. EFE

Al igual que el resto de trabajadores de España que solo tengan síntomas leves, los profesionales de la Medicina, Enfermería o el resto de trabajadores de centros de salud y hospitales ya no tendrán que quedarse en casa si dan positivo en covid-19 y podrán seguir trabajando. Una nueva instrucción de la Conselleria de Sanidad ordena que todos los trabajadores de centros sanitarios sigan en su puesto aunque sean positivos (si sus síntomas son leves y pueden hacerlo), eso sí, usando en todo momento la mascarilla y extremando las medidas preventivas para evitar contagios.

Así lo recoge la última actualización del documento de Medidas Organizativas de la Conselleria de Sanidad en respuesta a la covid-19 fechado el pasado 9 de junio y que no hace más que trasladar el cambio de normativa adoptado por el Ministerio de Sanidad. Solo hay una excepción: que el personal contagiado trabaje en alguna área sensible como Oncología, UCI, Hematología o Unidades de Quemados. En estos casos, Sanidad apuesta por reubicarlos en otras áreas en las que no estén en contacto con pacientes altamente vulnerables y, de no poder hacerlo, sí los envía a casa durante los primeros 5 días desde que empiezan los síntomas (o dan positivo) y para volver les pide dar negativo en una prueba diagnóstica.

Hasta ahora, aunque los síntomas fueran leves los infectados tenían que quedarse los primeros 5 días de enfermedad en casa. Ahora, y con este cambio de criterio, la administración sanitaria equipara a sus trabajadores con el resto ya que, hoy por hoy, el Gobierno solo recomienda el teletrabajo a los contagiados con síntomas leves. Además, con esta nueva norma, Sanidad recupera para el día a día a un alto volumen de empleados que, como el resto de población, han acusado la última ola de contagios de coronavirus que ahora está de bajada.

La medida, dictada por Madrid, llega en un momento de falta de efectivos para afrontar el parón del verano

decoration

No se la ha nombrado oficialmente como "séptima ola" pero lo cierto es que desde mediados de abril y poco después de que se levantara la restricción de la mascarillas en interiores, las cifras de contagios volvieron a subir. Desde principios de ese mes solo se dispone de datos de casos entre los mayores de 60 años: de los 449 casos por 100.000 habitantes entre mayores de 60 que había el 12 de abril hasta el pico de 728 casos que se marcó un mes después. Las cifras han ido desde entonces de bajada pero, según recuerdan los expertos, si las cifras han sido así de altas entre el colectivo de mayores (que se protegen más, tienen menos vida social y tienen una alta cobertura de dosis de refuerzo), la incidencia entre los más jóvenes puede haberse duplicado o incluso triplicado con facilidad.

El cambio de normativa vendrá a aliviar también la situación en las plantillas sanitarias, sobre todo de cara al momento "complicado" que va a suponer la llegada de las vacaciones de verano. El conseller de Sanidad, Miguel Mínguez, ya ha advertido de que pese a los esfuerzos por buscar contratos temporales para cubrir los huecos que se van a generar "quedarán vacantes sin cubrir" y se tendrá que recurrir a recortar horarios de atención sanitaria allí donde más escaseen los recursos.

Más precaución en las residencias

El cambio introducido por Sanidad afecta a los trabajadores de centros sanitarios pero no así al personal empleado en residencias de mayores o de discapacitados donde la administración ha optado por ser más precavida. De esta forma, la actualización de la norma no altera la orden que estaba en vigor desde mayo y los trabajadores de estos centros que se contagian sí que tendrán que quedarse en casa al menos los primeros 5 días desde el inicio de síntomas. Incluso los que no tengan síntomas pero sí un diagnóstico positivo, tendrán que quedarse en casa.

Los trabajadores que tengan contacto directo con residentes necesitarán una prueba negativa para volver a su puesto de trabajo tras haber pasado los cinco días. A partir del séptimo se podrán reincorporar sin hacerse prueba siempre que no tengan síntomas o sean "residuales" pero con medidas de precaución

En otros centros sociosanitarios que no sean residencias, si hay trabajadores que hayan dado positivo la norma marca que "eviten el contacto con personas especialmente vulnerables (en particular no vacunadas o sin dosis de recuerdo, de muy alto riesgo o inmunodeprimidas).

Compartir el artículo

stats