Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Rechazo

Las comunidades del Noroeste se rebelan contra el Gobierno: seguirán matando lobos

Asturias pide permiso al Ministerio para realizar un control de población en los Picos y Cantabria dice que eliminará diez ejemplares desde hoy mismo

Un ejemplar de lobo. EFE

Las cuatro comunidades autónomas del Noroeste –Cantabria, Asturias, Galicia y Castilla y León– se han declarado en rebeldía contra el Ministerio para la Transición Ecológica y han anunciado su firme intención de seguir eliminando lobos allí donde causen daños de consideración al sector ganadero. Aunque el Gobierno del Principado aseguró este martes que las cuatro regiones trabajan “de manera coordinada”, los caminos que tomaron este martes Cantabria y Asturias son radicalmente diferentes. Así, mientras el Ejecutivo de Miguel Ángel Revilla desafiaba abiertamente al Ministerio y anunciaba que eliminará desde este mismo miércoles diez ejemplares de lobo, el de Adrián Barbón optaba por una vía más “diplomática”: envió a la ministra Teresa Ribera un “informe-propuesta”, en el que pide permiso para realizar controles poblacionales, en un primer momento, en el parque nacional de los Picos de Europa.

El Gobierno del Principado busca “seguridad jurídica” para proseguir con los controles del lobo. Fuentes de la Consejería de Medio Rural explicaron que la orden ministerial aprobada el pasado mes de septiembre que supuso la protección del lobo en toda España, en su disposición adicional, señala que no se puede aplicar “una medida que afecte negativamente al estado de conservación” del lobo. “Por eso hemos hecho un informe en el que se recoge nuestra argumentación y justificación del control, avalada por los datos”. Ocurre que desde que el lobo está protegido, los daños han aumentado en Asturias de forma considerable, según el Principado, que ha solicitado el pronunciamiento del Ministerio sobre su afirmación de que los controles de población no afectan al estado de conservación de la especie. La propuesta se dirige al Ministerio porque es “el órgano competente” en esta materia.

El Ejecutivo cántabro ha optado directamente por la rebelión. Contraviniendo la orden ministerial que protege al lobo, los dirigentes de la comunidad vecina anunciaron que van a eliminar diez ejemplares de lobo, “de momento”. Lo harán desde hoy mismo, en las zonas que han sufrido más ataques en los últimos meses. El Gobierno de Cantabria esgrime el mismo argumento que el Principado: desde que entró en vigor la prohibición de eliminar lobos, los daños a las cabañas ganaderas se han multiplicado: ha habido 214 ataques al ganado en la región.

Cantabria pretende eludir así la protección del lobo, algo que no ha logrado hasta ahora en los tribunales –tampoco las demás comunidades del Noroeste–, ya que los jueces rechazaron aplicar medidas cautelares y suspender la protección del lobo hasta que se diluciden los recursos autonómicos contra la decisión ministerial. Las regiones sostienen, entre otros argumentos, que la protección del lobo en toda España invade competencias autonómicas. La decisión del Gobierno español, en todo caso, cuenta con el aval de la Comisión Europea.

El Principado señaló que las cuatro regiones exploran ahora “todas las opciones que permitan aplicar en todos sus términos” sus planes de gestión del lobo, “incluida la realización de extracciones con plenas garantías jurídicas”. El Gobierno asturiano pretende seguir realizando controles en el marco del II Plan de Gestión del Lobo. Destaca que en los Picos de Europa, donde pretende realizar el primer control, “se practica la ganadería extensiva y se han implementado medidas preventivas, como los cercados electrificados y el pastoreo con perros”, pese a lo cual “siguen registrándose daños a la cabaña ganadera por ataques de lobos”.

Compartir el artículo

stats