Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Entrevista

“Contadlo, no os quedéis calladas ante el abuso”

Sofía Rodríguez, candidata por Pontevedra a Miss World Spain denuncia, a través de un proyecto social, su calvario como deportista de alto rendimiento

De las canchas de squash de Vigo al certamen de Miss World Spain.

Han sido tantas las veces que Sofía Rodríguez (18) ha tenido que respirar profundo a lo largo de su infancia y adolescencia, que, cuando su madre se enteró del calvario que venía sufriendo su hija le dolió hasta pensarlo. Ahora prepara maletas y ultima los retoques del vestido –hecho a medida ex profeso para ella por un diseñador madrileño– que lucirá el próximo 18 de junio en la gala de Miss Mundo España –antiguo Miss España– en Pineda de Mar. En septiembre comenzará la carrera de Biomedicina y la vida le sonríe ante un futuro prometedor que se ha labrado durante años de esfuerzo y dedicación.

El deporte ha tenido mucho que ver en esa etapa de compromiso y disciplina. Lleva 11 de sus 18 años jugando al squash y la mitad de ellos ha competido como deportista de alto rendimiento a nivel nacional e internacional. Sin embargo, lo que ella no se esperaba de un deporte que le apasionaba es que también llevase aparejado el abuso por parte de entrenadores o jugadores que le doblaban la edad. “Al principio no te das cuenta porque eres una niña, pero cuando vas cumpliendo los 13 o 15 ves que aquello no es normal. Primero empiezan pidiéndote fotos que no sabes a cuento de qué, luego vienen los mensajes por Instagram”, señala.

Ha puesto en marcha un proyecto social a través de un vídeo narrado por ella misma –uno de los requisitos del certamen este año– que espera, tenga un largo recorrido. “Quiero visibilizar mi historia, por mí, pero sobre todo por todas esas chicas y niñas que pueden estar en la misma situación que estuve yo. Quiero decirles que lo cuenten, que no se queden calladas ante el abuso. Que nadie les diga lo que pueden o no ser. Que se puede competir, ser ingeniero o modelo y olé por ellas. Ser modelo no me resta capacidad, suma a mi versatilidad. Siempre estuve acomplejada por mis piernas musculadas por el deporte, no podía vestirme en la sección de niñas, y hoy, camino hacia la gala de Miss España. Porque otro tipo de cuerpos también tienen cabida en un certamen de belleza. Soy una chica normal”, subraya.

La condescendencia y el machismo con el que ha tenido que convivir están incluidos casi “de serie” cuando una mujer decide competir a alto nivel. “Qué buena eres para ser mujer”, “Uy, con esa faldita vas provocando, guarrilla”, son solo alguna de las frases que Sofía y sus compañeras han tenido que escuchar casi a diario. “A los 15 años empecé a competir en europeos. Casi siempre iba acompañada de mi madre, por suerte, pero en una ocasión, fui sola con el resto de compañeros y los entrenadores. Hubo un jugador (que era mucho mas mayor que yo) que me ofreció irnos al baño del avión. Son pequeñas grandes situaciones que van sumando, o como cuando un entrenador te toca demasiado para corregirte una postura”, recuerda.

En una ocasión un jugador que me doblaba la edad me propuso ir al baño de un avión

decoration

Denunciar, la clave

Hace dos años un jugador traspasó los límites con Sofía, no solo por el contenido de los abusos sino por la posición de superioridad que tenía frente a ella y decidió denunciar. “La justicia vio elementos suficientes y fue admitida a trámite, todavía está pendiente de resolución”, matiza. Fueron meses de psicólogos, de inseguridad y de desánimo. Los que la conocen la describen como “risueña” porque lleva dibujada una sonrisa permanentemente en su cara. Pero aquella etapa modificó su perspectiva. “Me sentía un objeto. Nunca paro de reír pero estaba apática. Siempre llevé mis estudios al día y los estaba descuidando, no tenía ganas de nada. Me veía insuficiente”, sostiene.

“Me sentía un objeto. Nunca paro de reír pero estaba apática. Siempre llevé mis estudios al día y los estaba descuidando, no tenía ganas de nada. Me veía insuficiente”

decoration

Ahora, más fuerte y más consciente, sigue enfrentándose a los abusos de confianza, pero ahora por la red. Desde que es candidata a Miss Mundo España recibe a través de mensajes privados peticiones de fotografías o comentarios inapropiados por parte de actores conocidos o cantantes. “No les contesto. Pero es deplorable recibir un mensaje de un actor que ayer viste de casualidad en una serie pidiéndote una foto u otras cosas. No somos carne”, concluye.

"Tenéis que decírselo a alguien, no estáis solas. No somos carne"

decoration

Pese a los obstáculos, hoy camina firme por una pasarela más importante que la del propio certamen. Sofía hace años que ofrece charlas sobre el abuso en el deporte y en otras disciplinas tanto en el Club Cíes Squash, al que pertenece, como en Concello de Vigo.

Compartir el artículo

stats