Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

"El sistema castiga a las madres que tratan de proteger a sus hijos"

Altamira Gonzalo Valgañón, jurista feminista, señala que aunque hay leyes igualitarias "la interpretación sigue siendo machista y patriarcal"

Altamira Gonzalo, jurista feminista que lucha por la igualdad en la justicia. | J. A. RIERA

Aunque cada vez hay más leyes con contenido igualitario y que protegen a las mujeres de las violencias machistas que sufren, "todavía hay interpretaciones machistas y aplicaciones sujetas a prejuicios y estereotipos propios de una sociedad patriarcal". Esa es una de las primeras conclusiones que esgrime, sin ningún tipo de duda, la jurista feminista Altamira Gonzalo Valgañón, especializada en Derecho de Familia y Comunitaria al ser preguntada por el estado de la justicia de las mujeres. Viene hoy a València a recoger el premio Dones Progressistes de la Federació de Dones Progressistes de la Comunitat Valenciana y es especialmente crítica con un sistema que todavía tiene, igual que la sociedad misma, dejes machistas. "Se juzga de manera distinta los actos cometidos por hombres que por mujeres. La violencia sexual es benevolente cuando la mujer no responde a los prejuicios o tiene conductas que desaprueban los jueces que debe tener una mujer". Las leyes de protección ante el machismo "se aplican mal", lo que "da impunidad a los delincuentes y desprotege a las víctimas".

Explicita algunos casos en los que "hay enormes resistencias a aplicar la ley igualitaria" y pone de ejemplo que, aunque desde septiembre de 2021 "se insta a la suspensión de las visitas de menores con padres maltratadores, salvo excepciones", la estadística judicial del cuarto trimestre de 2021 muestra que "solo se suspendieron en el 11,69 % de las órdenes de protección", lamenta Gonzalo. "La muerte del niño de Sueca es responsabilidad del sistema judicial, no es un fallo aislado". Así de contundente se muestra la jurista sobre el asesinato de violencia vicaria que acabó con la muerte de un niño de 11 años en manos de su padre cuando estaba con él durante el fin de semana. El crimen se consumó en una situación en la que había una protección a la madre por violencia de género, pero eso no se reflejó a la hora de decretar el régimen de visitas. Un fallo que la Justicia "no se puede permitir". Una descoordinación entre juzgados que «no puede ocurrir". "Los juzgados de Familia tienen que saber todos los procedimientos abiertos, aunque las partes no lo manifiesten", dice Gonzalo.

"Los jóvenes son la esperanza"

¿Por qué hay falta de coordinación? "Porque no se le da importancia a la violencia de género. Si se le hubiera dado los jueces hubieran accedido a los datos de todos los procedimientos abiertos. Pueden y deben". "Los fallos tendrían que hacer temblar al sistema y solo escucho justificaciones", añade Gonzalo.

Sin embargo, si el sistema judicial no protege a las víctimas y ellas se protegen solas, reciben castigos y penas. Así lo relata Altamira Gonzalo ejemplificando con casos como los de Juana Rivas, María Salmerón o María Sevilla. "Las madres que tratan de proteger a los hijos —cosa que cualquiera haría— son duramente castigadas por el sistema patriarcal", sentencia.

"Es un problema de mentalidad. Es difícil de cambiar en el sistema judicial como lo es en la sociedad misma, pero hay que trabajar y formar en perspectiva de género", añade la especialista. Lo único que, apunta, da "esperanza", es "la gente joven que no ha crecido con leyes explícitamente discriminatorias".

Son jóvenes formados en otros paradigmas y espero que cuando se incorporen al ejercicio judicial estos fallos vayan desapareciendo", reflexiona la jurista. Altamira Gonzalo Valgañón, es, además, una firme opositora al "falso Síndrome de Alienación Parental (SAP)". Un término que hace referencia a una supuesta manipulación de uno de los progenitores a sus hijos para que rechacen convivir con el otro progenitor (normalmente no quieren volver con el padre). "En vez de profundizar en el por qué no quieren vivir o visitar al padre, un médico estadounidense se escuda en que la madre "había manipulado y engañado’ para sacar beneficio".

"Este falso diagnóstico solo sirve para exculpar al denunciado y responsabilizar a la madre y es una argumentación que cala porque responde a una mentalidad machista y patriarcal", dice. Un "falso diagnóstico" que ha sido motivo para meter en prisión a más de una madre en lucha para recuperar a sus hijos de su padre maltratador, como en el caso de Irune Costumero. "Lo único que quieren es salvar a sus hijos y el sistema las castiga". Para Gonzalo Valgañón, el machismo judicial todavía está presente.

Premiada junto a Concha Martínez, Rosa Mª Rodríguez y el Front Abolicionista

Altamira Gonzalo Valgañón recibirá hoy uno de los premios que otorga la Federació de Dones Progressistes en los galardones que llevan el mismo nombre y que este año celebran su 28 cumpleaños. El acto se celebrará en el Ateneu de València a partir de las 19 horas y también reconocerá la trayectoria de Concha Martínez (fotógrafa y activista feminista), Rosa María Rodríguez Magda (filósofa y escritora especialista en pensamiento contemporáneo y feminista) y al Front Abolicionista del País Valencià por su valentía en la lucha contra la explotación sexual.

Compartir el artículo

stats