Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los estrechos y poderosos vínculos entre Mallorca y China

El multimillonario Jack Ma es el último visitante ilustre llegado del gigante asiático - Antes lo hicieron el actual presidente chino, Xi Jinping, y el vicepresidente, Wang Qishan, por entonces ministro de Economía

El presidente Xi Jinping, en 2010, cuando visitó el Castell de Bellver con Aina Calvo. DM

El fundador de Alibaba, Jack Ma, que estos días surca las aguas de Mallorca con su megayate Zen, ha emprendido un largo viaje: 8.911 kilómetros en línea recta entre Palma y Pekín. Eso es casi una cuarta parte del mundo. A pesar de la distancia, existen estrechos vínculos entre Mallorca y China desde hace muchos años.

Aunque lejos de representar un movimiento de masas, año tras año son más los chinos que emigran a Baleares, especialmente a Palma. De los 5.288 chinos registrados oficialmente en Mallorca en 2020, alrededor de 3.500 vivían en Ciutat.

Y de ellos, a su vez, más del 43 por ciento ha encontrado un nuevo hogar en el barrio de Pere Garau . Los chinos están muy presentes en sus calles. Hay tiendas, restaurantes y ahora una agencia inmobiliaria china. Algunos de los recién llegados también se han apoderado de bares mallorquines establecidos desde hace mucho tiempo en otras partes de la ciudad y ahora sirven clásicos de la isla como la ensaimada o la coca de trempó.

Según la Asociación China de las Islas Baleares (Achinib), la gran mayoría de los chinos en Baleares están en la industria de la restauración o en el comercio. Se dice que cada vez son más los jóvenes que se dedican a otras profesiones. Las relaciones entre las Baleares y China se han intensificado durante varios años, incluida una asociación entre la ciudad de Palma y la metrópoli de Nanjing .

El vicepresidente Wang Qishan, durante su visita a la isla. DM

En Pere Garau, los chinos celebran cada año una gran celebración del Año Nuevo Chino. La ceremonia tuvo que cancelarse en 2021 debido a la pandemia, pero en 2020 cientos de residentes dieron la bienvenida al Año de la Rata con bailes, juegos, entretenimiento para niños y muchas delicias chinas a finales de febrero, poco antes del brote de la pandemia.

De vez en cuando se puede ver en Mallorca a destacados políticos de la República Popular. Por ejemplo, el entonces vicepresidente chino y actual presidente Xi Jinping llegó a la isla de manera algo sorprendente en noviembre de 2010. El político se encontraba de viaje de negocios en África y tomó el avión de Angola a Mallorca para descansar unas horas en la isla. Jinping visitó el Castell Bellver junto con la entonces alcaldesa de Palma, Aina Calvo, y se reunió con la exministra española Trinidad Jiménez.

En septiembre de 2011, el entonces ministro de Economía de China, Wang Qishan, realizó una visita a Mallorca. Primero fue guiado por la Cartoixa de Valldemossa y por la tarde también visitó el Castell de Bellver. Como recuerdo se llevó aceitunas y jamón.

Jack Ma, fundador de Alibaba, durante una conferencia en Hannover. KRISZTIAN BOCSI

El ministro de Economía, que hoy ejerce de vicepresidente de la República Popular China, pasó la noche en el Hotel Valparaíso, que a lo largo de los años se ha convertido en un punto de contacto para los visitantes insulares chinos de alto nivel. En marzo de 2014, el grupo chino Jiangsu GPRO finalmente se hizo cargo de este complejo. Desde entonces, el hotel de cinco estrellas se llama GPRO Valparaíso. Los inversores gastaron 48 millones de euros en la adquisición, «una de las mayores inversiones realizadas por empresas chinas en España», dijo el embajador de China, Zhu Bangzhao, quien había viajado especialmente con este propósito. También confesó tener un buen conocimiento del Valparaíso: «Ya he acompañado aquí a muchas delegaciones de políticos chinos», subrayó. El hotel todavía está en manos chinas. Para hacer justicia a los huéspedes procedentes del gigante asiático, varios miembros del personal de servicio chino están trabajando ahora en el establecimiento.

Compartir el artículo

stats