Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Regata Illes Balears Clàssics

El Club de Mar de Palma se transforma en un museo flotante

La competición de barcos clásicos arranca hoy en Palma tras un año de parón por la covid Esta edición cuenta con la participación de naves como el ‘Argos’, el ‘Argyll’ o el ‘So Fong’

11

La Regata dels Clàssics, un "museo flotante" en Mallorca Manu Mielniezuk

La Regata Illes Balears Clàssics recibió ayer los primeros barcos en el Club de Mar de Palma. La competición empieza hoy con 19 embarcaciones que compiten en cuatro categorías. Los organizadores ya catalogaron la cita como un «museo flotante» por la magnitud de los veleros participantes.

El Argos lleva años asistiendo a esta cita. Barbara Trilling, la armadora, explica que el barco data de 1972 y fue diseñado en los astilleros Carabela de Barcelona. Cuenta que muchos decían de él que «había nacido como un galgo» por su gran rapidez. Algunos de sus tripulantes para esta regata son mallorquines. Trilling matiza que ahora solo lo utilizan para las competiciones y suelen participar en tres carreras fundamentales del Mediterráneo: Maó, donde han ganado varias veces, Cannes y Saint-Tropez. Este año son conscientes de que hay pocos barcos, sobre todo durante la mañana de ayer, y que llevaban dos años sin cogerlo. Todos los tripulantes loan su velocidad y fuerza, lo que le ha convertido en un ganador nato. El contraste curioso del día fue la ubicación frente al Venus, el megayate de la viuda de Steve Jobs.

El Margarita es otro de los barcos que participan en esta edición. El armador es Ignacio de Llano. Algunos tripulantes cuentan que es un barco del año 1972 y lleva 12 años con su nuevo dueño. Llevan muchos años viniendo a competir a la isla. De Llano siempre ha estado vinculado a la náutica y durante el invierno suele participar en varias regatas. Suele contar con una tripulación de seis personas.

El Recluta, otro nombre clave de la regata, pertenece al diseñador German Frers. Su padre, jefe de la saga familiar, lo restauró, pero tuvo una varada accidental y estuvo varios años inactivo. Frers decidió recuperarlo y acabar de restaurarlo. Además, la hija ha escrito un libro sobre la embarcación para explicar la historia que hay detrás.

La competición cuenta con 19 embarcaciones divididas en categorías diferentes según el año de construcción

decoration

Una de las joyas de esta edición es el So Fong, un barco con una historia maravillosa detrás. Víctor Alarcón, hijo de la armadora, explica que se trata de una goleta de 1937 que fue diseñada por Olin Stephens, uno de los mejores diseñadores de barcos de Nueva York. El barco se construyó en Hong Kong. La historia detrás del So Fong empieza con un cargamento de madera de teca hundido en el mar de la China Meridional.

La primera aventura del So Fong fue el 16 de marzo de 1937, día en el que Thomson Baker, su hijo y la tripulación zarpan de la bahía de Causeway, en Hong Kong, rumbo a Filipinas. Casi un año después, el 6 de marzo de 1938, y movidos por la inestabilidad global, el barco afrontó los últimos capítulos de su historia con el señor Baker con diligencia. Finalmente, el 13 de junio de 1938, el So Fong hace una entrada triunfante en Nueva York.

La embarcación ha servido como guardacostas norteamericano y buque de salvamento. En 1986 fue capturado por la milicia vietnamita cerca de la costa de Vietnam y sus tripulantes fueron acusados de espionaje. Sufrieron torturas para tratar de sacarles información, algo que no sucedió. Desde hace poco pertenece a Montse Valle, una mallorquina afincada en Palma que se dedica a proyectos de agricultura regenerativa. La familia siempre ha estado muy vinculada a la náutica.

Compartir el artículo

stats