Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Primera División

La cara y la cruz del Real Mallorca-Rayo Vallecano

Muriqi, en el partido ante el Rayo Vallecano. MALLORCA-RAYO VALLECANO. MANU MIELNIEZUK, MALLORCA-RAYO VALLECANO. MANU MIELNIEZUK

La cara: Vedat Muriqi

Un golazo de cabeza y ya lleva cinco

Al margen de Abdón, que dio la victoria al equipo en el tiempo de descuento, otro de los futbolistas más destacados en la trascendental victoria frente al Rayo Vallecano fue el kosovar Vedat Muriqi. Sin lugar a dudas, ha sido el gran acierto de Pablo Ortells esta temporada. A pesar de estar cedido y tener complicada su continuidad en caso de permanencia, el delantero lo deja todo cada partido. Además, lo acompaña con goles, como el primero ante el conjunto madrileño. Jaume Costa, su principal asistente, le detectó con un gran centro y Muriqi soltó un cabezazo imparable para Dimitriesvki. Que siga. 

La cruz: Antonio Sánchez

Le pasaron factura los nervios por el partido

Partidos como el de ayer ante el Rayo Vallecano, finales en las que está en juego quedarse en Primersa o descender, son difífiles de gestionar para los futbolistas. No todos tienen la experiencia necesaria y eso le pasó ayer a Antonio Sánchez. El canterano bermellón no estuvo cómodo en todo el partido. La presión de los rivales le hacía ponerse nervioso y tener muchas pérdidas. Además, a la hora de decidir qué hacer con el balón no estuvo acertado. El poco atrevimiento del equipo hasta el gol del Rayo le penalizó y fue uno de los primeros cambios de Aguirre. Antonio habrá tomado nota para que en el futuro no le vuelva a pasar. 

Compartir el artículo

stats