Suscríbete 4 Billetes GRATIS Diario de Mallorca

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Opinión

Las cuentas de Aguirre, por Antoni Ruiz

Rafa Mir y Raíllo, durante el partido. Europa Press

Supongo que Javier Aguirre piensa que sumar 7 puntos le puede bastar para evitar el descenso, aunque para que ello fuera factible debería darse hoy una derrota del Cádiz ante la Real Sociedad. Lo de Sevilla fue un ejercicio de supervivencia después del desastre ante el Granada, que es el que les ha colocado en una situación desesperada. Sobrevivir con diez jugadores defendiendo los 90 minutos, con una actitud de lucha que hubiéramos deseado para otros partidos aunque ello costará seis tarjetas. No había otra opción de juego porque los jugadores supuestamente talentosos, Kubo y Kang In Lee, ocuparon puesto de banquillo. Aguirre se la jugó incluso con dos jugadores que estaban condenados al ostracismo, como Battaglia y Reina, y estos le respondieron, especialmente el guardameta que evitó la derrota sobre la bocina, aunque seguramente el jugador que más lucha aportó fue Muriqi, que incluso gozó de una oportunidad que pudo suponer un gol que hubiera sido todo un tesoro. Lo mejor del partido, que fue un sufrimiento desde el minuto 1 al 97, es que el equipo sigue vivo, pero el cambio que se demanda para el futuro próximo es importante. El Mallorca está obligado a ganar los dos partidos que le restan, ante el Rayo este domingo, y el siguiente ante el Osasuna y para hacerlo se necesita al menos el mismo espíritu de lucha que ayer. Y aun así no sabemos si las cuentas de Aguirre saldrán.

Compartir el artículo

stats