Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Primera División

La cara y la cruz del Espanyol-Real Mallorca

Jaume Costa.

La cara: Jaume Costa

Puso algo de criterio al jugar el balón

Si hay algo que no se le puede achacar nunca a Jaume Costa, de lo mejor en el día de ayer ante el Espanyol, es que sabe a lo que juega y lo que puede o no hacer. El lateral valenciano, que sigue con su alternancia en el puesto junto a Oliván, tuvo claro el plan previsto para el equipo. Con Muriqi en el área, los bermellones deben buscarle, ya que es el único capaz de generar algo de peligro. Costa, que es el jugador con más asistencias de gol de la plantilla, no se cansó de subir y centrar el área. Además, también tuvo una buena ocasión de gol, tras enganchar un fuerte disparo desde fuera del área en un rechace. 

Iddrisu Baba. RCDM

La cruz: Iddrisu Baba

Nueva pérdida, nuevo gol, nueva derrota

Ya lo hizo contra el Real Madrid y ayer lo volvió a hacer. Le excusa que el resto del equipo se puso de acuerdo en que la pérdida que tuvo con el equipo volcado no quedara en nada. Pero estos errores son imperdonables. Con poco menos que nada el Espanyol se puso por delante y adiós al partido. El ghanés, cerca de la frontal del área del Espanyol, perdió el balón y los locales armaron la contra. Antonio, corriendo a la par de Sergi Darder, fue incapaz de hacerle falta en treinta metros de carrera. El artanenc, en un estado de forma envidiable, aguantó y filtró un pase para que Raúl de Tomás marcara. Otro error y una nueva derrota. 

Compartir el artículo

stats