Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Primera División

La cara y la cruz del Real Mallorca-Real Sociedad

Amath intenta disparar a portería. MANU MIELNIEZUK

La cara: Antonio Sánchez

El único que le puso algo de orgullo 

Entre la bochornosa actuación coral de todo el equipo ante la Real Sociedad, en la que no se salva ninguno tanto dentro del campo como en el banquillo, otra vez Antonio Sánchez, que al menos quiso ponerle algo de orgullo al asunto, fue el menos malo de los bermellones. 

Superado en la primera mitad junto a Salva Sevilla, que no rascó bola, el palmesano sacó la casta que le representa en la segunda para intentar, a base de conducciones, acercar la pelota al área rival. Sorprendentemente acabó siendo sustituido en el tramo final, toda una declaración de intenciones de Luis García.

La cruz: Amath Ndiaye

Indolente, fallón y sin personalidad 

En el que fue sin duda alguna el peor partido de la temporada en Son Moix, Amath fue uno de los que copó el dudoso podio de peores de la noche. El que fue un arma eficaz en Segunda y por el que el club pagó tres millones en verano todavía no ha comparecido esta temporada. El futbolista senegalés, entre extrañas lesiones y poca continuidad ha jugado poco. Pero ayer Luis García le dio la alternativa, una oportunidad que desaprovechó. Tirado a banda, ni creó ni destruyó. Fallón en todas las acciones y perdido por el campo, sorprendió verle salir al descanso y no quedarse en la ducha. A este nivel se le verá jugar todavía menos. 

Compartir el artículo

stats