Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Minuto 91 | El futuro del Mallorca se juega a 9.478 kilómetros

Al equipo rojillo no le queda otra que dar por bueno el empate ante el Elche, pero el club tiene motivos para estar preocupado por una posible expulsión de Sarver de la NBA

Ángel Rodríguez remata ante Edgar Badía en la primera parte. Guillem Bosch

El Mallorca cierra una pésima semana. Empezó con las revelaciones de setenta empleados de los Phoenix Suns contra Sarver y finalizó ayer con el empate ante el Elche con un gol salvador de Maffeo en el minuto 95. Hay que dar el punto por bueno, pero con el paso de los días sabrá a poco porque un empate ante el Elche, con todos los respetos, es muy escaso botín. Tras pasar su particular ‘tourmalet’, el Mallorca empezaba un calendario más asequible con el Cádiz, Elche, Rayo y Getafe. Es cierto que no ha perdido ante los dos primeros, pero tampoco ha ganado. Gana poco el equipo de Luis García, solo tres en trece partidos. Toca espabilar.

Demoledores testimonios contra Sarver. Leer las más de veinte páginas del resumen del programa del canal ESPN con los testimonios contra el propietario del Mallorca pone los pelos de punta. Si todo lo que se dice es verdad, lo que se tendrá que demostrar, el futuro del magnate de Arizona pinta muy mal. En contra de Sarver está la gravedad de las acusaciones de cerca de setenta personas, ¡¡¡setenta!!!, que trabajaron a sus órdenes, con acusaciones de racismo -al parecer utilizó el término ‘negrata’, imperdonable en Estados Unidos- y misoginia; a favor, que una gran parte de los testimonios se escudan en el anonimato. En cualquier caso, la NBA ya ha puesto el caso en manos de un prestigioso bufete de abogados y serán los ejecutivos de esta organización los que deberán tomar una decisión. Si se opta por expulsar a Sarver de la Liga norteamericana, habrá que ver qué decide hacer con el Mallorca. Parece que no, pero los Suns y el club bermellón están más unidos que los casi diez mil kilómetros que les separan.

El respaldo de Kohlberg a Sarver sin duda es una buena noticia, pero tampoco hay que engañarse. Entraba dentro del guión. Primero, porque el presidente del Mallorca es vicepresidente de los Suns, es decir, la mano derecha del de Tucson; segundo, porque es su amigo, y tercero porque comparten negocios. Todo lo que no hubiera sido salir a la palestra para darle su apoyo hubiese sido una sorpresa mayúscula. Esto no quiere decir que el futuro de uno no vaya ligado al del otro. Las dudas en torno a lo que pueda hacer Sarver, y de rebote Kohlberg, están más que justificadas. El presente y el futuro del Mallorca no solo se juega en el terreno de juego, sino también al otro lado del Atlántico.

Bravo por Joselyn Brea. La atleta hispano venezolana se ha proclamado campeona del mundo de duatlón, diez años después de que lo consiguiera en categoría junior. La trayectoria de Brea es una historia de superación, de solventar obstáculos desde muy joven para triunfar en el atletismo. A sus 27 años, la atleta del ADA Calvià, entrenada por Johny Ouriagli, ha tocado la cima en una especialidad que es de paso. Su objetivo es París 2024, donde intentará clasificarse en 5.000 y 1.500. Clase ha demostrado de sobra; empeño en lograr sus objetivos, también.

Escudarse en que los árbitros no respetan a los jugadores, «porque son muy jóvenes», como ha hecho Guillem Boscana para justificar seis derrotas en otros tantos partidos, suena a broma de mal gusto. El inicio del Palmer Palma no tiene defensa.

Compartir el artículo

stats