Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Mallorca, de Liga Europa hasta el 85

Los bermellones ocuparían la quinta plaza si no hubieran dejado escapar la friolera de seis puntos en los minutos finales - Los puestos de descenso estarían a once y no a cinco, como ahora - Sus errores le han condenado ante Osasuna, Real, Valencia y Cádiz

Antonio Sánchez se lamenta tras dejar escapar el triunfo en Cádiz. EFE

Es para tirarse de los pelos. El Mallorca ocuparía una de las plazas que dan acceso a disputar la Liga Europa si los partidos que ha disputado en estas primeras doce jornadas hubieran finalizado en el minuto ochenta y cinco. El problema es lo que sucede desde ese momento hasta el final, una circunstancia digna de estudio y que desquicia al vestuario y a la afición. Los bermellones presumirían de veinte puntos, los mismos que tendría el Athletic, que sería el cuarto y que estaría en puestos de Liga de Campeones y a siete del líder, la Real Sociedad. Esta hipotética clasificación está realizada por Fran Martínez, profesor de Didáctica de la Matemática en la Universidad de Jaén y responsable de la cuenta @laligaendirecto en Twitter.

Sin embargo, lo más importante para los de Luis García Plaza llegaría si se mira hacia abajo en la clasificación porque el objetivo de la permanencia estaría encarrilado. Tendría el descenso a once puntos, un colchón mucho más grande que los cinco actuales y que provocaría que el ambiente de frustración que sobrevuela entre el mallorquinismo no existiera.

Clasificación hasta el minuto 90

Clasificación hasta el minuto 90 DM

No obstante, los desenlaces ante Osasuna (2-3), Real Sociedad (1-0), Valencia (2-2) y Cádiz (1-1), que podrían alimentar el argumento de una película de Hollywood, pero de esas que acaban mal, han modificado sustancialmente el panorama. Y eso que ante el Levante, también en el último suspiro, pudo haber empatado en lugar del triunfo si Reina no le hubiera parado el penalti a Morales o si, el VAR ante el Sevilla, no hubiera anulado el gol de Ocampos por manos en el descuento.

El Mallorca está jugando bien, con un óptimo rendimiento en defensa y mostrando pegada en ataque, pero cuando llegan los minutos finales sufre una pájara difícil de entender y que se está repitiendo en las últimas semanas. Ha pasado de ser una casualidad, o incluso una desgracia puntual, a un verdadero problema.

«Creo que la imagen que estamos dando es brutal, pero al final llevamos tres empates que tenían que haber sido tres victorias. Es difícil para mí digerir esta situación. Tenemos un estilo definido, con personalidad y solo espero no tener que echar de menos estos puntos al final», lamentó García Plaza en la sala de prensa del Nuevo Mirandilla después de desvelar que trataban «con psicólogos» para ponerle remedio a esta pesadilla. Y es que al Mallorca le faltan los seis puntos que tenía en el zurrón hasta el último momento.

Clasificación hasta el minuto 85

Clasificación hasta el minuto 85 DM

Todo empezó en Son Moix ante Osasuna (2-3) en un duelo que, al descanso, dominaba por 2-1 y que acabó perdiendo en el minuto 88 tras una jugada en la que la zaga se mostró muy blanda y que Javi Martínez aprovechó para marcar. En el Real Arena, ante la Real Sociedad, fue Lobete el que dejó sin premio a los isleños en el minuto 89:31 en otra acción mal defendida y en la que Reina pudo hacer más tras un duelo en el que había jugado toda la segunda parte con uno más (1-0). Ante el Valencia fue especialmente doloroso porque, tras resistir con uno menos más de media hora, el Mallorca cedió un empate (2-2) en un duelo que en el minuto noventa y dos iba 0-2. Ver para creer. Como el domingo en Cádiz. Más allá de la indignación por temas arbitrales y por estar con diez, un absurdo penalti de Joan Sastre en el noventa y tres tiró por la borda todo el esfuerzo del equipo (1-1). Llueve sobre mojado.

Compartir el artículo

stats