Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Fútbol

El Mallorca se obliga a acertar con el delantero

La dirección deportiva del Mallorca necesita atinar en la elección del ‘nueve’, una petición innegociable del técnico Luis García / Hay más opciones que la de Djuka en la agenda de Ortells

Luis García, en el estadio de La Nucía en esta pretemporada.

Luis García, en el estadio de La Nucía en esta pretemporada. RCD Mallorca

No es casualidad que Luis García Plaza pronunciara «un delantero seguro» cuando fue preguntado acerca de los fichajes que le quedan por hacer a la dirección deportiva en su última comparecencia ante los periodistas. «Quedan dos mínimo, o tres. Entre ellos, un delantero seguro porque me gustan contar con tres y por ahora solo tengo a Abdón y Ángel», dijo hace ya una semana. Y es que no hay otra prioridad en la dirección deportiva. 

También debe llegar un extremo y un centrocampista más, como mínimo, pero lo que es innegociable para el entrenador del Mallorca es la llegada de un ‘nueve’ de referencia que marque las diferencias en la categoría. Eso es lo ideal, lo necesario y la exigencia que Pablo Ortells tiene sobre la mesa. El castellonense sabe que no se puede equivocar. Acertar es clave para elevar el nivel del equipo en sus ilusiones por mantener la categoría. 

El nombre de Djuka, que el curso pasado anotó la friolera de veintidós tantos en la Segunda División vistiendo la camiseta del Sporting de Gijón, está en la agenda. Pero los asturianos ya conocen de primera mano que Robert Sarver, el dueño del Mallorca, no es de los que se vuelve loco y que, en ningún caso, pondrá los diez millones de euros con los que sueñan en El Molinón. Sin embargo, Ortells tiene otros nombres en su agenda y es consciente que es vital no precipitarse. Eso contrasta con las ganas de García Plaza de contar con todos sus jugadores en pretemporada lo antes posible. Además, en Benidorm no está Abdón, que se quedó en la isla al ser contacto estrecho de un positivo por coronavirus, y Ángel se puso a trabajar con el grupo este viernes. 

No hay más arietes en la primera plantilla, más allá de la presencia de Pablo Gálvez, del filial. O sí. Porque Daniel Sturridge sigue a prueba. Si el británico se quedara podría ser una gran solución a tenor de su fabuloso currículum. El internacional inglés que ha militado en el Liverpool, Chelsea y City, estaría lejos del alcance del Mallorca en condiciones normales, pero al haber estado más de un año y medio sin jugar por una sanción no invita al optimismo. Luis García decidirá. De momento, ni siquiera trabaja con sus compañeros por problemas físicos.

Compartir el artículo

stats