Suscríbete Diario de Mallorca

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Manacor

Jaume Perelló: "El debate sobre la integración de la mujer en Sant Antoni me da vergüenza"

«No nos sentimos discriminados por el Patronat, pero sí señalados», afirma

Jaume Perelló ‘Jape’ (Manacor, 1976). | SEBASTIÀ SANSÓ

Jaume Perelló ‘Jape’ (Manacor, 1976) es el secretario de la Associació Cultural Amics de Sant Antoni de Viana de Manacor. Un colectivo alternativo que nació como respuesta a las carencias (integradoras y organizativas) del Patronat, que no llegaba a lugares como Cales de Mallorca, el Hospital de Manacor o la residencia de Aproscom. Pionero también en la integración femenina en la fiesta.

¿Entiende el debate sobre el papel de la mujer dentro del Patronat y la Colla de Dimonis?

Creo que es un debate anacrónico. Si lo tuviéramos en el año 1976 cuando nací, todavía podría entenderlo, pero que hoy en día deba abrirse un melón como éste me hace sentir una cierta vergüenza de la sociedad en que vivimos.

¿Cuándo empezó la asociación Amics de Sant Antoni?

La actividad como asociación cultural se inició en 2004 con la intención de hacer un ‘fogueró’ en el barrio de Santa Catalina. Ya antes, a finales de los años 90 y para cohesionar a los distintos colectivos jóvenes del pueblo hicimos unas camisetas conjuntas de Sant Antoni, antes de que lo hiciera el Patronat.

¿Y se enfadaron?

Un poco, pero cuando en realidad se pusieron nerviosos fue cuando hicimos réplicas de la careta del Dimoni Gros. Tanto que tuvo que intervenir el alcalde Antoni Pastor. Al final llegamos a un acuerdo: dejaríamos de hacerlas a cambio de que algunos de nuestros miembros entraran a formar parte del Patronat. Al final se integraron algunas personas concretas, que cuando vieron cómo se hacían las cosas en el Patronat abandonaron.

¿Es aquí cuando deciden crear unos ‘dimonis’ nuevos?

Sí, es cuando finalmente en 2007 surge la Colla de Dimonis como tal, con la intención de llegar a los lugares donde la del Patronat no podía por falta de tiempo o porque consideraban que no eran lugares tradicionales, como Cales de Mallorca, el Hospital o la residencia de Aproscom, donde también se merecen poder disfrutar de ‘dimonis’ los días que toca.

¿Se sienten discriminados por el Patronat?

Discriminados, no pero sí señalados. Y eso que siempre hemos intentado hacer bien las cosas, o incluso no cruzar los recorridos para evitar conflictos. Sin embargo la relación siempre ha sido complicada.

Volviendo al papel femenino dentro de la fiesta; ustedes nunca han tenido problemas en este sentido, ¿no es así?

El primer presidente de la Asociación Cultural Amigos de San Antonio de Viana fue una mujer: Aina Mayordomo, que después, como Sant Antoni, que también era una mujer, tuvo un niño, también pasó a sustituirla. Este año se ha incorporado otra mujer de ‘dimoni’… Quiero decir que nosotros toda esta demanda social no la hemos tenido, porque el proceso ha sido natural desde el primer momento.

Dejando espacio para todos

Incluso hace unos años, al grupo de tres demonios que somos, se nos unió una niña que quería bailar. La aceptamos sin ningún problema e incluso tanto ella como su madre subían con nosotros al autocar de un sitio a otro.

¿Qué les diría a quienes ponen de excusa el tamaño que debe tener un ‘dimoni’?

El Dimoni Gros debe tener ‘cuerpo’ porque las figuras están así estereotipadas, pero hay mujeres grandes que podrían hacerlo perfectamente. Como le decía, lo importante no es la persona que haya dentro, sino la fiesta.

Pero hay dos familias que consideran que como ‘salvadoras’ de la fiesta deberían continuar…

Como discurso antes, hace unos años, se lo hubiera podido comprar. Pero todo cambia y la fiesta la hace el pueblo y las tradiciones deben ir adaptándose a la sociedad, que por tanto también debe poder tener voz en la organización.

¿Cuánto dinero recibe el Patronat cada año por parte del Ayuntamiento?

El Patronat recibe 12.000 euros municipales para organizar la fiesta de Sant Antoni, sin contar el dinero que después el consistorio debe poner del bolsillo de todos en horas extras de Policía, brigada, seguridad o materiales como tierra o leña.

¿Cuántos reciben ustedes?

Nosotros no recibimos ninguna ayuda económica pública. Lo sacamos todo de rifas o de la bacina… nuestra cuenta corriente tiene lo justo por si tenemos que arreglar algo que se estropee. Somos de los que pensamos que todo lo que se gana debe volver a reinvertirse en la fiesta. Otra cosa no tendría sentido.

¿Cuál es su relación con el grupo de Dimònies de la Assemblea Antipatriarcal?

Siempre hemos tenido una buena relación, porque digamos que somos ‘colles’ alternativas, aunque ellas se consideren más como un elemento reivindicativo y social que un grupo como tal. Sin embargo ya les invitamos a la Dimoniada que organizamos hace tres años y siempre bailamos juntos, los cinco ‘dimonis’, en las Completes alternativas del 16 de enero en la plaza de Sant Jaume.

¿Tienen preparada alguna novedad para este próximo Sant Antoni?

Este año hemos creado una Colla Jove de Dimonis para empoderar a los pequeños menores de 14 años, que siempre vienen a los encuentros y que pensábamos que tenían que tener un papel más protagonista y propio.

Compartir el artículo

stats