Día del Periodista 50% DTO. Diario de Mallorca

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Llevant reclama un tren moderno que incluya Cala Millor y Cala Rajada

El anuncio del Govern de destinar 30 millones para iniciar las obras ferroviarias en el tramo urbano de Manacor han causado una alegría contenida entre los alcaldes y alcaldesas que reclaman que para que la línea sea «viable» debe incluir las zonas costeras

Armengol anuncia 30 millones para el tren de Llevant DM

Francina Armengol ha anunciado esta semana en su discurso de Política General que en 2023 se iniciarán las obras del reclamado tren de Llevant, entre Manacor y Artà. Así, los presupuestos del Govern tendrán una partida de 30 millones para iniciar la construcción del tramo urbano de Manacor. Un anuncio que ha causado cierta sensación de satisfacción entre las alcaldías del Llevant pero es una satisfacción contenida porque esperan que «no sea una propuesta de carácter electoral». Hecho el anuncio, los alcaldes reivindican. Lo cierto es que defienden la vuelta del tren a su comarca como un hecho que ya tendría que ser realidad. Si el Govern de Bauza dejó al Llevant sin el regreso del tren de Llevant, el anuncio de Armengol ha alegrado a sus alcaldes, aunque sea con condiciones. 

De hecho, el primer edil socialista de Capdepera, Rafel Fernández, considera prioritario que el nuevo trazado incluya los núcleo turísticos de Cala Millor y Cala Rajada. Deja bien claro que el tren tiene que llegar a Cala Rajada, «en el primer proyecto». No le vale que como la otra vez sea un posterior proyecto. Si no es así, asegura, tendrán al municipio de Capdepera en la primera línea de esta lucha. 

Fernández argumenta que «el cambio social vivido en los últimos años hace que Artà ya no sea prioritario como lo era en el siglo XX. Ahora la prioridad son los núcleos turísticos con sus plantas hoteleras si queremos un tren viable para los pasajeros». También tiene que ser «un tren moderno» que debe llegar al interior de los núcleos urbanos como la Plaza Pins de Cala Rajada.

En la misma línea se postula la también alcaldesa socialista de Son Servera. Natalia Troya celebra el anuncio del Govern de iniciar la primera fase del proyecto de la vuelta del tren: «Es un proyecto muy ansiado y necesario para la Comarca de Llevant. Si bien somos conocedores de que el trazado que se respeta es en principio el original y quizás convendría una reestructuración a las zonas más costeras». «Entendemos que no podemos permitirnos más aplazamientos del proyecto y quizás estos modificados podrían suponerlo. Esperamos con ansias que el proyecto vaya avanzando y que pronto la estación de Son Servera converja con usuarios que nos vienen a visitar y residentes que usan un transporte público, sostenible, práctico y económico», añade Troya.

Y Manacor sería el primero en tocar la realidad del regreso del tren de Llevant ya que se iniciará con la construcción del tramo urbano. «La primera sensación es de satisfacción, porque proviene de la demanda social y de un movimiento ciudadano que lleva años reclamando la reapertura del antiguo trazado», explica el alcalde de Manacor, Miquel Oliver, quien añade que hubiera sido preferible que la financiación hubiera llegado a través del convenio ferroviario, «aunque de qué forma llegue el dinero no es lo importante sí finalmente se logra el objetivo», que empezará por el tramo urbano, que hará cambiar la estética y el funcionamiento del paseo del Ferrocarril.

«Todo lo que facilite la movilidad de Manacor y su comarca, bienvenido sea. Al fin tenemos cosas tangibles y no sólo promesas sobre el tren de Llevant». «Hay que recordar que el Govern del PP de Bauzá paralizó el anterior proyecto y lo convirtió en una vía verde, con lo que ahora tenemos dos retos ya planteados al anterior conseller de Movilidad, Marc Pons en un encuentro en 2020: que el trazado urbano «reúna todas las garantías de seguridad que los técnicos aconsejen», y que el proyecto pueda ser compatible con la Vía Verde, «si no es posible totalmente, al menos una parte».

Encantado se muestra el alcalde socialista de Artà, Manolo Galán, con el regreso del tren pero espera que no sea una propuesta de carácter electoral. «Hay necesidad de tren, nuestras carreteras están al limite de vehículos y aquí no tenemos otra alternativa. Ésta podría ser una solución para la descongestión», esgrime Galán. 

En Sant Llorenç, el primer edil socialista, Pep Jaume, considera una buena noticia la vuelta del tren que recuerda que es una demanda histórica. «La movilidad colectiva es un signo de modernidad». Recuerda que el Llevant padece «una doble insularidad», al estar alejado de aeropuerto y puerto, al tiempo que no hay que olvidar que a un turista le sale más caro venir del aeropuerto al Llevant que de su país europeo a Palma. En cuanto a la viabilidad de llegar a los núcleos costeros, dice que los técnicos deben trabajar en ello para saber si es viable o si es mejor trabajar con buces lanzadera. También es partidario de que la línea llegue hasta Cala Rajada. Jaume también defiende el tren como alternativa a los atascos de coches.

Compartir el artículo

stats