Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Alaró recibe el importante legado archivístico de Son Curt

La familia Sampol ha entregado documentación que abarca tres siglos e incluye papeles del tren de Alaró y del castillo, entre otros . Se espera que aparezcan nuevos elementos que aporten más datos

Alaró recibe el importante legado archivístico de Son Curt | S.C.

La familia Sampol de Son Curt ha donado al pueblo de Alaró unas veinte cajas de documentos que abarcan más de tres siglos de historia. Forman el archivo de la antigua possessió que se encuentra en el camino que conduce al Castell y reúne cientos de papeles que aportan claves esenciales para la historia del municipio y de Balears.

La entrega se ha canalizado a través de dos instituciones. Por una parte, se encuentra el ayuntamiento de Alaró, que ha recibido la parte general del archivo. Por otra, la Associació Cultural Al Rum ha recogido las secciones relacionadas con el Ferrocarril de Alaró y el castillo, aunque para preservar la unidad archivística las depositará en el consistorio. La institución municipal aportará un técnico universitario para catalogar y sistematizar los documentos.

Alaró recibe el importante legado archivístico de Son Curt

La firma de la doble cesión se celebró ayer en el Casal de Son Tugores. Por parte de la familia Sampol de Son Curt, participó Inma Sampol; por parte del Ayuntamiento, Llorenç Perelló, alcalde, y Pilar Colomar, archivera municipal; en nombre de Al Rum, firmó el presidente de la asociación, Gabriel Campins, que estuvo acompañado de varios miembros de la Junta Directiva.

Alaró recibe el importante legado archivístico de Son Curt

En el legado destacan los escritos relacionados con el Castell, tanto los referidos a las murallas como al oratorio. Fueron recopilados por el bibliófilo y miembro de la Societat Arqueológica Lul.liana, Pere Sampol i Ripoll. Abarcan las dos compras de la montaña por parte del pueblo a lo largo del siglo XIX. Hecho que fue obviado por el Estado, que la vendió en tres ocasiones, hasta que acabó en manos particulares. Fruto de este timo público son los problemas de hoy, cuando el Consell de Mallorca continúa pendiente de la transferencia de las murallas por parte de Madrid y el Govern mantiene en suspenso la compra de la finca con dinero de la ecotasa.

Otros registros relacionados con el emblemático monte son planos de las reformas encaradas o inventarios que, entre otras cosas, permiten conocer la existencia de una pintura, hoy en paradero desconocido, que representaba el martirio de Cabrit i Bassa en la hoguera.

La documentación relacionada con el Ferrocarril de Alaró es de suma importancia. Abarca desde la fundación de este medio de transporte en 1881 hasta su desaparición a principios de los años cuarenta del pasado siglo. Pere Sampol i Rosselló (1837-1914) fue el presidente de la empresa. Los papeles incluyen hasta tres planos de unos cuatro metros de longitud, con el trazado de las vías y la ubicación y estructura de las estaciones de Consell y Alaró, información clave en plena polémica sobre la construcción de una vía verde por parte del Govern. También se encuentran los libros de cuentas, acciones, billetes o registros con las mercancías transportadas.

Alaró recibe el importante legado archivístico de Son Curt

Esta documentación, que ahora se preservará, fue estudiada a fondo por Nicolau S. Cañellas para su libro El ferrocarril a Mallorca. Un elemento llamativo que también pasa a dominio público es un placa en piedra de Santanyí con la inscripción Ferrocarril de Alaró, que se encontraba en las oficinas de la empresa.

Pedro Sampol i Rosselló presidió la Diputación Provincial, circunstancia que explica un hallazgo curioso entre los miles de papeles del archivo de Son Curt. Se trata de la carta por la que el ministerio de Fomento comunica a Bartomeu Ferrà que María Cristina, reina regente, ha autorizado el pago de 3.500 pesetas por los Bous de Costitx para que pasen al Museo Arqueológico Nacional. Fue la culminación de maniobra desesperada para evitar que acabaran en el Louvre, después de que fracasara una cuestación para que quedaran en Mallorca.

El político ejerció también como abogado y el archivo contiene cientos de expedientes de pleitos en los que intervino desde la segunda mitad del siglo XIX a principios del XX. Destacan los de familias de la nobleza isleña como los Morell o los Condes de España. También los hay relacionados con s’Albufera o los de ayuntamientos menorquines que recurrían ante la Audiencia. En ocasiones están acompañados de planos o árboles genealógicos para explicar las circunstancias del caso.

Alaró recibe el importante legado archivístico de Son Curt

Se espera que a medida que se trabaje en el archivo aparezcan nuevos elementos que aporten datos sobre la historia de Alaró y de las islas. Entre la iniciativas relacionadas con el archivo se encuentra la organización por parte de Al Rum de una exposición sobre el Ferrocarril de Alaró, prevista para 2023. Una vez finalicen los trabajos de ordenación de los legajos y se restauren algunos de los documentos, se pondrán a disposición de los investigadores.

El alcalde, Llorenç Perelló, y el presidente de Al Rum, Gabriel Campins, agradecieron la generosidad de la familia Sampol de Son Curt y su decidida opción para que los documentos continúen en el pueblo. Perelló resaltó que ya se ha podido poner en marcha la sistematización del archivo gracias a la contratación de un técnico. Gabriel Campins, por su parte, destacó que con esta cesión se cumple uno de los objetivos de la asociación como es la preservación del patrimonio.

Inma Sampol agradeció la tarea negociadora desarrollada por el Ayuntamiento y por la asociación Al Rum para conseguir que esta cesión se hiciera realidad. Se mostró muy satisfecha por que toda esta documentación se mantenga en Alaró y esté abierta a los investigadores.

Arriba, Perelló, Sampol y Campins firman la cesión. A la izquierda, mapa toponímico de la peña del Castell, y a la derecha, plano de un vagón del tren local. Abajo, una parte de los documentos cedidos y placa de piedra de la compañía Ferrocarril de Alaró.

Compartir el artículo

stats