Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Lletra Menuda | Sin alternativa frente a la avalancha

Lletra Menuda | Sin alternativa frente a la avalancha

Siempre superado por la presión del tráfico hacia sus playas de moda y la consiguiente insuficiencia de estacionamiento, el ayuntamiento de Santanyí ya no sabe qué hacer para poner orden y equilibrio de presión humana y motorizada en su litoral. Ocupado en sortear problemas sin remisión, cuando logra tapar un agujero se destapa otro y ensaya alternativas, dejando siempre claro el mensaje de que la responsabilidad, el remedio, no debe ser solo municipal. Demarcación de Costas y el Consell también están metidos en el fregado del éxito y el atractivo excesivo.

Por tanto, si no basta el Acire, los agentes informadores con consejo disuasor, el aparcamiento recortado, la ORA previsible y la policía local a pleno rendimiento, habrá que despromocionar.

Si el Caló des Moro se ha mustiado por rebrote exagerado de paneles gancho en los aeropuertos y selfis sin fin, convendrá que estás imágenes idílicas se sustituyan por otras de atascos en Cala Llombars y colas al sol abrasador para bajar a la playa. De este modo, los candidatos a turista de masas y moda de agobio inconsciente no podrán alegar falta de información actualizada.

Será una reconciliación con la realidad porque el panel nítido del Caló des Moro y s’Almunia se corresponde con un pasado que es imposible de recuperar, por mucho neón de luz potente que se proyecte sobre él.

La problemática de la costa de Santanyí que el Ayuntamiento no sabe cómo torear no es más que un vértice más, muy significativo y expresivo, eso sí, de la compleja situación de movilidad y servicio turístico a la que está abocada una Mallorca incapaz de concienciarse en materia de estabilidad demográfica.

Compartir el artículo

stats