Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Cala Llombards estrena informadores y estudia implantar ORA el próximo verano

Costas avisa que cerrará el parking de la playa, por ello, el Ayuntamiento estudia un nuevo enfoque para la temporada 2023

Dos bañistas se dirigen a buscar su coche en Cala Llombards. A.S.

Santanyí custodia uno de los tesoros del litoral mallorquín, es Caló des Moro, pero que es un claro exponente de la saturación turística. Ello se nota a la hora de dejar el coche en Cala Llombards para disfrutar de las aguas cristalinas que regala el municipio. Es verdad que ya ha reabierto el aparcamiento de la entrada al núcleo santanyiner cerrado desde el año pasado por la Agencia de Defensa del Territorio pero la realidad es que esta zona de aparcamiento se ha quedado con la mitad de su capacidad. De los 300 vehículos que absorbía el año pasado, ahora permite estacionar unos 150. A ello se suma que en mayo el Consistorio amplió la zona Acire a 20 calles de Cala Llombards. Con el fin de evitar atascos y pacificar el tráfico, el Ayuntamiento ha incorporado dos informadores que ponen al día a los conductores sobre qué calles del núcleo son Acire y en qué otras zonas tampoco se puede estacionar. Uno de ellos se sitúa en la rotonda de acceso a Cala Llombards con la finalidad de evitar que se colapse la entrada ya que todos los vehículos quieren acceder al aparcamiento de la entrada pero solo tiene capacidad para unos 150 coches. El segundo informador se encarga de recorrer las calles del interior del núcleo para evitar estacionamientos en los tramos prohibidos. Desde la Policía se explica que los informadores actúan de 10 a 18 horas de lunes a domingo. En principio estarán hasta finales de septiembre cuando se valorará si alargan su presencia quince días más en octubre.

Además de orientar a los conductores, también ponen al día de la situación al bañista. Les explican que para acceder al Caló des Moro o a Cala s’Almunia es una zona Acire, por ello, hay una caminata de unos quince minutos. Dichos informadores descargan a los agentes de la Policía Local que, por lo tanto, se pueden centrar en sus tareas de control viario. Otra de sus funciones es que cuando no queda aparcamiento libre, invitan a los conductores a regresar otro día más pronto por la mañana porque lo único que consiguen dando vueltas y vueltas es colapsar el núcleo que no puede absorber más vehículos.

Pero la cosa no termina aquí. El Ayuntamiento estudia de cara a la próxima temporada turística implantar nuevos cambios de ordenación viaria en Cala Llombards. Y es que, según explica el Consistorio, Demarcación de Costas le ha anunciado la intención de restringir el paso de vehículos en la playa de Cala Llombards. Cabe recordar que en mayo el GOB exigió la recuperación de la zona dunar y cuestionó la legalidad del aparcamiento.

Tras recibir la comunicación, la alcaldesa Maria Pons lamenta que Costas sí les llame para hablar de la playa de Cala Llombards pero no les atendieran cuando pidieron hablar con ellos para encontrar una solución a la saturación del Caló des Moro y Cala s’Almunia. Aunque no hay fecha para el cierre, el Consistorio ya trabaja en un plan de cara a la temporada que viene. Así, Santanyí se está planteando un nuevo enfoque para el verano de 2023, un nuevo enfoque que pasa por implantar el aparcamiento regulado, es decir, zona ORA en todo el núcleo tanto en Cala Llombards como en s’Almunia. Es verdad que aún está «en vías de estudio» pero ya avanzan que si este propósito llega a ejecutarse los vecinos tendrán una tarjeta para aparcar y todo quedará bien señalizado. También admiten que el control será una gran necesidad pero que informadores y controladores de ORA podrán explicar a los conductores el nuevo sistema, lo que permitirá a los agentes locales dedicarse a su trabajo porque en estos momentos sin la presencia de los informadores que ahora han estrenado dedicaban casi un 90% de su tiempo a explicar a los conductores las prohibiciones de aparcamiento.

Compartir el artículo

stats