Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Malestar entre los propietarios de Mondragó por la «pésima gestión»

Malestar entre los propietarios de Mondragó por la «pésima gestión»

Los propietarios de los terrenos incluidos en el parque natural de Mondragó se suman a las quejas del ayuntamiento de Santanyí, que instó a la conselleria de Medio Ambiente a actuar «lo más rápido posible» en el parque natural de Mondragó. Así, los propietarios han remitido también una carta al departamento de Medio Ambiente expresando su «preocupación» debido a que «la gestión por parte del Govern en el parque natural es pésima» y critican la falta de limpieza y mantenimiento. No es la primera vez que los vecinos se quejan pero las alarmas se han vuelto a activar tras el incendio forestal en una sección del Torrent Roig que el sábado obligó a desalojar a más de 300 bañistas de la playa de s’Amarador y que arrasó 2.500 metros cuadrados de pinar. «Tuvimos mucha suerte que en poco tiempo el fuego se pudo controlar. La suciedad y la vegetación hacen que este lugar sea muy peligroso. Es una bomba de relojería. Es gasolina pura», expresa Miquel Bonet en nombre de los propietarios. «Avisamos del mal estado de los torrentes con gran cantidad de vegetación muerta, que pueden hacer barrera que afecte a la dinámica fluvial», avisan en su escrito remitido al departamento de Mir.

Desde la conselleria, admitieron que ayer recibieron la carta que aún no han podido responder pero adelantaron que «siempre se respetan y se tienen en cuenta las críticas de la ciudadanía». Sobre el incendio, el departamento de Mir remarcó que los efectivos del operativo de extinción se desplegaron de forma inmediata y no tienen constancia de que hubiera problemas de acceso al foco del incendio por exceso de vegetación. El Govern destaca la «gran profesionalidad» con la que actuó el equipo de extinción de incendios y lamenta que «el resultado de su esfuerzo y compromiso se valore en términos de buena o mala suerte». Además, el departamento de Mir aprovecha para recordar que la Ley Agraria obliga a los propietarios de las viviendas en zona forestal a ejecutar una faja de autoprotección de 30 metros alrededor del perímetro y recuerda que el Govern ha publicado subvenciones a través del FOGAIBA para ayudar a los propietarios a paliar estos gastos.

Compartir el artículo

stats