Suscríbete 4 Billetes GRATIS Diario de Mallorca

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Servicios

El Raiguer exige 40.000 euros a la empresa de residuos por mezclar fracciones de reciclaje

La Mancomunitat sanciona también con 20.000 euros a la concesionaria por los continuos incumplimientos del contrato

Imagen de una reciente reunión de la Mancomunitat del Raiguer. DM

La Mancomunitat del Raiguer reclama a la empresa concesionaria de la recogida selectiva de residuos la cantidad de 40.000 euros por haber mezclado durante diversos viernes consecutivos dos fracciones que los vecinos habían separado en sus domicilios, algo que los municipios consideran «muy grave», y al mismo tiempo ha iniciado un expediente sancionador para imponer a la adjudicataria una multa de 20.000 euros por los continuos incumplimientos del contrato firmado a finales del pasado año.

Los alcaldes de los nueve municipios de la Mancomunitat que comparten el mismo servicio de recogida de residuos se reunieron este martes en Consell para estudiar las posibles medidas a adoptar para forzar a la empresa Prezero, perteneciente al grupo alemán Schwarz, que adquirió hace unos meses las acciones de Cespa (exFerrovial), a solucionar el deficiente servicio que viene prestando en la comarca en las últimas semanas. 

A pesar de que la rescisión unilateral del contrato estaba sobre la mesa de la reunión, los alcaldes decidieron otorgar una semana más de margen a la empresa para que trate de poner orden y mejorar el servicio de recogida de residuos. El martes que viene volverán a verse las caras para tomar una decisión definitiva. Si el problema persiste, se contemplará finiquitar el contrato firmado en septiembre de 2021 con Cespa (hoy Prezero), cuya duración es de ocho años.

El presidente de la Mancomunitat y alcalde de Consell, Andreu Isern, explica que gran parte del debate giró en torno a la denuncia efectuada el lunes por CCOO, que aseguró que la concesionaria «obliga a los trabajadores a mezclar dos fracciones que los contribuyentes han separado en sus casas». En este sentido, Isern apunta que los alcaldes de los nueve municipios han constatado que «durante varios viernes» la empresa había mezclado en un único lote las fracciones de envases y materia orgánica, por lo que automáticamente la mezcla pasa a considerarse como residuos de rechazo destinados a la incineradora, lo que incrementa el coste que deben pagar los ayuntamientos y al mismo tiempo reduce la compensación que reciben por la separación correcta de los residuos.

Por este motivo, la Mancomunitat descontará de la próxima liquidación mensual a la concesionaria un total de 40.000 euros, cantidad que los servicios jurídicos de la entidad supramunicipal consideran que se ajusta a las pérdidas económicas que se habrán registrado en el último mes por el aumento de los residuos de rechazo y la consecuente disminución del reciclaje. 

Los alcaldes consideran una «tomadura de pelo» que la empresa concesionaria se dedique a mezclar las fracciones separadas por los vecinos y vecinas porque los ayuntamientos «se han esforzado en promover campañas para concienciar a la población de la necesidad de reciclar», apunta el presidente de la Mancomunitat.

También lamentan que la concesionaria se comprometió en el contrato a utilizar maquinaria nueva para prestar el servicio, pero todavía no se ha cumplido. «La Mancomunitat paga a la empresa como si empleara camiones nuevos equipados con GPS y otros complementos, pero estos todavía no han llegado», afirma Andreu Isern.

Huelga de la recogida de residuos en Santa Margalida

El sindicato CCOO ha anunciado este martes que los trabajadores y trabajadoras del servicio de recogida de basuras, limpieza viaria y residuos sólidos de Santa Margalida iniciarán una huelga indefinida a partir del uno de julio que también afectará a los núcleos de Can Picafort y Son Serra de Marina.

El motivo apuntado por la organización sindical es el «bloqueo del convenio colectivo» por parte de la empresa concesionaria Audeca (grupo Elecnor), así como discrepancias en los salarios y en el texto del convenio de la adjudicataria.

El próximo 21 de junio está convocada una reunión en el Tamib entre la empresa Audeca, el ayuntamiento de Santa Margalida y la parte sindical con el objetivo de desencallar las negociaciones y evitar el parón. En caso de no llegar a un acuerdo, la huelga se iniciará a las cero horas del primer día de julio en el citado municipio del Nord.

Compartir el artículo

stats