Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Sóller pide celeridad al Consell para ratificar la norma que abre la puerta a las placas solares

Sóller pide celeridad al Consell para ratificar la norma que abre la puerta a las placas solares Joan Mora

El pleno del ayuntamiento de Sóller ha dado luz verde la modificación del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) con la que se permitirá la instalación de placas solares en las viviendas ubicadas en los núcleos rurales y zona de huertos. A su vez, el concejal de Urbanismo reclamó celeridad al Consell de Mallorca para ratificar el cambio urbanístico con el que se dará el pistoletazo de salida a la instalación de equipos de generación de energías renovables.

La sesión no estuvo exenta de críticas hacia el equipo de gobierno. Catalina Pizà (Podemos) criticó que el equipo de gobierno "ha necesitado tres años y ahora se aprueba el cambio con prisas". Desde Més por Sóller, Laura Celià agradeció el talante de Jaume Bestard (PI), titular de Urbanismo, por haber promovido el cambio normativo no sin recriminarle "no haber movido ficha desde el año 2020", mientras que Jaume Mateu, del PSOE, agradeció los cambios introducidos en el texto de la norma y lamentó que los sollerics han perdido varias líneas de subvenciones para instalar placas solares por no disponer Sóller de una normativa específica.

Desde el equipo de gobierno, Jaume Bestard destacó el trabajo realizado coordinadamente entre gobierno y oposición y los cambios introducidos a lo largo de la negociación, mientras que Sebastià Aguiló afirmó que “cuando los visitantes vean placas solares sabrán que Sóller apuesta por las renovables”. Carlos Darder (PP) destacó que la norma nace “con consenso” para acabar con una prohibición fijada por el PGOU de 1998 del que recordó fue aprobado por partidos de izquierdas, al tiempo que replicó a la oposición que “perdió la oportunidad de haber realizado el cambio normativo cuando gobernaba”.

Pendiente del Consell

El cambio introducido en el planeamiento permitirá instalar placas solares en cubiertas inclinadas a las viviendas situadas en los núcleos rurales y zona de huertos. No habrá limitación en superficie, pero deberá dejarse una franja de 50 centímetros perimetrales donde no se podrán instalar paneles solares. Para que el cambio sea plenamente efectivo necesitará todavía nuevos trámites. En este caso dependerá del Consell, administración que tendrá la última palabra sobre la propuesta aprobada por la corporación. Tiene la potestad de ratificarla, rechazarla o proponer cambios.

La instalación de placas en suelo urbano venderá marcada por un reglamento en el que está trabajando la institución insular.

Compartir el artículo

stats