Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La campaña de producción del albaricoque de Porreres cae en picado

La Cooperativa Agrícola prevé recolectar entre siete u ocho toneladas de fruto mientras que la temporada pasada llegó a las 25. Los efectos del cambio climático explican los cambios bruscos en la producción. El 4 de junio será la ‘Fira de l’albercoc’

La campaña de producción del albaricoque de Porreres cae en picado rf

Los cambios bruscos de temperatura hacen mella en la campaña de albaricoques. La Cooperativa Agrícola de Porreres ha vivido este fin de semana sa plena. Y es que las elevadas temperaturas han provocado «de golpe» la maduración del fruto pero la campaña de recolección que arrancó el pasado 13 de mayo está marcada por la poca cantidad de albaricoque. De hecho, las previsiones apuntan que la campaña de recogida cerrará con unos siete u ocho toneladas de albaricoques, un cifra muy por debajo de las 25 toneladas de la campaña de 2021.

¿Los motivos? La gerente de la cooperativa porrerenca, Esperança Móra, explica que la campaña de este año ha estado marcada por un invierno frío. «Teníamos una gran producción de flores y, de hecho, algunos ya habían empezado a crear el fruto pero en marzo llegó viento y agua. Se llevó los albaricoques. Cada año a principios de mayo hay dos días de viento, este viento a veces es salado y nos quema el fruto. Si no lo es, puede que provoque la caída del fruto», razona. «Este año la campaña será muy pequeña, de hecho, estas previsiones han llevado a adelantar la Fira de l’Albercoc al 4 de junio porque la cantidad de fruto es pequeña», argumenta. De todas maneras, confiesa, estos días han llegado a salir más frutos de las previsiones iniciales porque «la primera semana de recolección estuvo marcada por la poca cantidad de fruto pero se puede decir que este fin de semana ha sido sa plena, por ejemplo, la variedad modesto ya se ha terminado de recolectar». En estos momentos, los socios de la cooperativa recolectan la variedad palabra, que esta campaña ha madurado más lentamente. Los árboles sí que llevan muchos albaricoques de la variedad palabra pero son muy pequeños y tardan más en madurar pero las temperaturas elevadas han contribuido a que madurasen de forma más rápida. El modesto también ha madurado mucho más rápido por las condiciones de temperatura de la semana pasada . Y es que «el boom de calor ha provocado la maduración de golpe». 

La campaña de producción del albaricoque de Porreres cae en picado rf

«Esta campaña viene marcada porque mayoritariamente los árboles llevan pocos frutos, ello provoca que se tarde más en recolectar porque debes poner la escalera, coger unos cuantos, volver a bajar y colocarla de nuevo».

El albaricoque primarenc también ya está recolectado. Ahora, la próxima variedad en recolectar a partir de la próxima semana será el modesto blanco, el rojo carlet y luego ya en la semana de la fira debe llegar un poco de canino y luego será el turno de galta vermella que también habrá poquita cantidad.

Esperança Móra no tienen ninguna duda de que el cambio climático potencia estos cambios bruscos en la producción de albaricoques de un año a otro. «Antes sabíamos que cada cuatro años, uno no había albaricoques de galta vermella y otro que tenía más pocos pero teníamos muchos albaricoques pero en los últimos años los cambios bruscos de temperaturas afectan. La semana pasada hacía mucha calor y si tenían fruto, maduraron», razona. «El año pasado en mayo llovió mucho pero los árboles se hidrataron pero no ha vuelto a llover y hemos tenido problemas con los albaricoques y con los algarrobos. No nos damos tanta prisa a adaptarnos al cambio climático», lamenta Móra que recuerda que los albaricoques porrerencs se producen en cultivos de secano.

Y si uno le pregunta por el margen de maniobra, la gerente de la cooperativa recurre al centro experimental del albaricoque empezó a andar el año pasado. De aquí deben salir las variedades que mejor se adapten a las temperaturas que ahora tenemos. «Antes, los payeses iban haciendo pruebas pero últimamente necesitaríamos la respuesta y aún se investiga», admite tras recordar que se trata de un proyecto a diez años. Las previsiones, avanza, es que se empiece a sembrar a finales de año o principios del año que viene. En cuanto al precio, Móra remarca que ronda similar al año pasado y ronda entre los 3 y los 3,5 euros.

Porreres rendirá homenaje a su producto estrella el próximo 4 de junio, en la Fira de l’albercoc que este año regresará a Plaça. No faltarán las calles engalanadas, show cooking o las demostraciones de xapar aubercocs. Además los restauradores prepararán ofertas gastronómicas con este fruto como protagonista.

Compartir el artículo

stats