Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Política municipal

Sóller lleva a pleno sus presupuestos sin tener clara su aprobación

Jaume Bestard condiciona su voto a concretar la inversión municipal para el ejercicio de 2022

Una imagen de un pleno celebrado en el ayuntamiento de Sóller JOAN MORA

El pleno del ayuntamiento de Sóller se reunirá este martes en sesión extraordinaria para aprobar sus presupuestos para 2022, aunque el alcalde Carlos Simarro no las tiene todas consigo en tanto que el edil de El Pi votó en contra de la propuesta en la comisión informativa que se celebró el viernes. Los regionalistas exigen negociar el capítulo de inversiones previsto para el presente ejercicio.

El presupuesto que se lleva a pleno prevé que el ayuntamiento gestione unas cuentas que, de forma global, ascenderán a 17 millones de euros. Pero este año el presupuesto ordinario no prevé partida de inversión, ya que el equipo de gobierno las supedita al superávit que obtenga el municipio del ejercicio económico de 2021. Hasta ahora el cálculo de cuánto asciende este remanente de tesorería no está finalizado.

De hecho, la falta de concreción del superávit es uno de los motivos de queja que ha manifestado este lunes el edil regionalista, titular de las áreas de Urbanismo y Patrimonio. Jaume Bestard asegura que “se supone que el ejercicio contable del año pasado ya está cerrado”, por lo que “la cifra del remanente ya debería conocerse”. Además de conocer la cifra exacta del remanente que podrá dedicarse a inversión real, Bestard reclama al equipo de gobierno que “concrete” las inversiones que se llevarán a cabo con este dinero a lo largo de lo que queda de año. 

Bestard, que no cierra la puerta a dar su apoyo a los presupuestos, supedita su cambio de voto a las negociaciones que este lunes todavía permanecían abiertas con el alcalde Carlos Simarro. Hoy mismo podrían continuar ya que el pleno se celebra a mediodía. El voto de Bestard es necesario para la aprobación de las cuentas municipales, en tanto que si mantiene su negativa finalmente el ayuntamiento se quedará sin presupuestos municipales.

El ayuntamiento de Sóller aprobó por última vez sus presupuestos municipales en el año 2020. Desde entonces el municipio ha funcionado con sus cuentas prorrogadas.

Por su parte, la edil de Hacienda, Andrea Pomar, explicó en su momento que los presupuestos no incluirán partidas de inversión, algo que justificó por el incremento del gasto ordinario. Además del crecimiento que ha registrado la factura de la electricidad en el último año, el gobierno municipal acordó la implementación de la carrera profesional entre sus funcionarios. 

El de 2022 será el primer ejercicio con la plena vigencia de este plus, que a efectos prácticos supone un incremento de la partida dedicada al personal municipal en más de 600.000 euros.  

Compartir el artículo

stats