Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Sacerdote
Joan Francesc Cortés Sacerdote

Joan Francesc Cortés: «Supe que Jesús me quería para algo más que tocar el órgano»

«Te das cuenta que continúas siendo tú pero dejas de ser tú. Es una cosa fuera de serie»

Joan Francesc Cortés fue ordenado el 7 de mayo.

Joan Francesc Cortés (Manacor, 1984) dejó su ciudad natal a los 22 años para emprender una prometedora carrera musical en Barcelona. Su plan inicial era estudiar en el Conservatori del Liceu, trabajar, vivir unos años en Cataluña y regresar a la isla. Sus planes cambiaron cuando sintió que en vez de ser organista de la parroquia debía entrar en la vida religiosa. Confiesa que «es una pasada» y no tiene palabras para explicar qué sintió el pasado 7 de mayo cuando fue ordenado sacerdote. Si uno le pide por el reto que supone integrarse en las responsabilidades de una parroquia, no duda en responder que la clave está en «la fidelidad». «

Cuando uno es fiel, podrá llevar a cabo todo lo que el Señor le ponga delante», responde categórico.

El 7 de mayo recibió la ordenación sacerdotal...

Es una sensación inexplicable. Te das cuenta que hay un cambio en tu interior. Con la ordenación hay un cambio, te das cuenta pero no se puede explicar con palabras. Te das cuenta que continúas siendo tú pero dejas de ser tú. Es una cosa fuera de serie. No lo puedo explicar pero es una sensación que he podido compartir con otros compañeros. Es inexplicable.

¿Qué retos se le plantean a un recién ordenado sacerdote?

Fidelidad. Punto. Cuando uno es fiel, podrá llevar a cabo todo lo que el Señor le ponga delante. Para ser fiel, debo dejarme acompañar, cuidar la plegaria y debo fraternizar con los otros hermanos curas.

Esta semana ha estado marcada por la muerte de don Pep Caldentey, el rector de Porto Cristo....

Don Pep fue la primera persona que supo que yo quería entrar en el seminario, por lo tanto, ha sido una muerte muy sentida para mí. Cada día le he ofrecido la misa.

¿Cómo se percibe la Diócesis de Mallorca desde la distancia?

Faltan curas, pero faltan en Mallorca y en Barcelona. En general, la gente no se compromete en nada. La falta de compromiso es una sensación generalizada dentro de Europa pero la iglesia no desaparecerá.

¿Por qué Barcelona?

Estudiaba la carrera de piano y de órgano. Conocía Barcelona desde los 14 y me enamoré de la ciudad. A los 22 tuve la oportunidad de estudiar en el Conservatori del Liceu la carrera de piano, acabé la de órgano. Trabajaba en distintas escuelas de música y colaboraba siempre con distintas parroquias. Llegó un momento que supe que Jesús me quería para otras cosas en vez de tocar el órgano en las misas. Que no se me mal interprete, el servicio de música es súper importante. Llegué a Barcelona para estudiar música, trabajar y vivir unos años y regresar a la isla pero ahora los planes han cambiado. Estoy en Sant Feliu de Llobregat, feliz y estaré hasta que Jesús me diga que debo cambiar de sitio.

¿Cómo notó la llamada de Dios?

Solo lo puede entender una persona que tiene fe. Pero para que una persona sin fe lo entienda, se puede comparar con cuando una persona está enamorada. Uno lo sabe.

¿Continúa con la música?

Ahora soy vicario pero como no tenemos organista, me siento en el órgano para acompañar en la parte musical de la catedral y también allí dónde me lo pidan. También soy el director del coro del seminario.

¿Cómo inspirar a nuevas vocaciones?

Todo cristiano debe rezar Testimoniar en el mundo. La sociedad va en contra de nosotros pero nosotros debemos querer a la sociedad. Si alguien se plantea la vocación debe ponerse en contacto con un buen acompañante, un padre o una madre espiritual ,y que se deje guiar. No debe tener miedo de entrar en la vida religiosa, es una pasada.

Compartir el artículo

stats