Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Manacor invierte 120.000 euros para ‘silenciar’ la plaza de ses Verdures

El Ayuntamiento ha empezado a cambiar las 26 barreras antiguas por otras también enrollables pero eléctricas y sin apenas contaminación sonora. El próximo paso es cubrir la cubierta de placas solares

Las nuevas barreras instaladas en la Plaça de ses Verdures Sebastià Sansó

Entre los meses de octubre y noviembre de 1992 la antigua plaza de abastos de Manacor fue demolida en aras de una modernización que se antojaba imprescindible para seguir atrayendo compradores. Irónicamente ni la reestructuración de hace 40 años ni las reformas que se han ido sucediendo a su alrededor han solventado los problemas de afluencia o la difícil convivencia con sus vecinos.

Ahora y tras la entrada en vigor de los denominados aparcamientos de alta rotación (50 plazas donde se puede estacionar durante una hora por 10 céntimos) para incentivar las compras en la conocida comúnmente como plaça de ses Verdures, el Ayuntamiento ha puesto casi 120.000 euros (119.911) sobre la mesa para cambiar otro elemento de fricción: las 26 barreras que cada mañana despiertan a primera hora a vecinos y durmientes.

Manacor invierte 120.000 euros para ‘silenciar’ la plaza de ses Verdures S.S.

“Barajamos una veintena de modelos diferentes y al final han tenido que ser estas”, explica la concejala responsable de la plaza, Cristina Capó, en referencia a las nuevas barreras metálicas, también enrollables y de color metálico, pero mucho más ligeras y, sobre todo y lo más importante, automáticas y silenciosas. “Particularmente me hubieran gustado otros modelos”, añade, como los que se contemplaron en un primer momento con elementos de cristal o con persianas de madera, todos ellos desechados por los técnicos del consistorio “por motivos de seguridad y de espacio”, alude Capó, quien además matiza que las nuevas barreras han tenido que pasar por el visto bueno patrimonial de la directora del Museu d’Història de Manacor, Magdalena Salas.

Así pues ahora la responsabilidad del cambio de las 26 rejas recae sobre la empresa Armaduras Porto Cristo, que este miércoles ya ha empezado con el proyecto que está previsto que concluya con el mes, a razón de una cada día. “Ese es el ritmo previsto ya que la plaza debe quedar cerrada cuando acaba el día. Tal vez se pueda acelerar a dos por día, lo iremos viendo”.

Placas solares

Capó también confirma que ya se está estudiando la forma y la manera de financiar, a través de ayudas autonómicas, la instalación de placas solares en toda la cubierta de los dos espacios de venta de los que se compone la plaza de ses Verdures. El objetivo es poder lograr la energía fotovoltaica necesaria como para que la instalación pueda autoabastecerse sin energía externa.

Pescadería municipal

Asimismo y por lo que respecta a la pescadería municipal, cerrada con la entrada del nuevo año por problemas económicos con la antigua concesión, ahora el Ayuntamiento ya ha puesto los precios de salida a exposición pública, a la espera de que antes de junio el local municipal, aledaño a la plaza Constitució, pueda ser ocupado de nuevo. El canon anual establecido se ha fijado en 4.659 euros en favor del Ayuntamiento, lo que significa un alquiler mensual mínimo de 388,25 euros mensuales. Hasta ahora, el precio del alquiler era de 383 euros, un aumento de tan sólo 5 euros al mes. El local de la pescadería municipal tiene una superficie útil de 64 metros cuadrados, y se entrega con la equipación básica para poder abrir las puertas, es decir, ya tiene un mostrador acabado en acero inoxidable, fregaderos y una cámara frigorífica instalada. La empresa que explotará la pescadería aportará el resto del mobiliario y herramientas que considere necesario.

Compartir el artículo

stats