Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Política

El exalcalde de Muro cede a las críticas y renuncia a la dedicación exclusiva

Antoni Serra apela a su "honorabilidad" para justificar su decisión de no aceptar la paga anual de 35.000 euros tras el revuelo generado en el pueblo

Antoni Serra (izquierda) cede la vara de alcalde a Miquel Porquer, el pasado sábado en Muro.

El exalcalde de Muro, Antoni Serra (CDM), ha renunciado a la dedicación exclusiva que había pactado con el resto de partidos que forman el equipo de gobierno (CDM, El Pi y PP) después de las críticas lanzadas desde hace semanas por la oposición y el posterior revuelo causado por este motivo en el pueblo. 

Serra, que el pasado sábado cedió la vara de alcalde a Miquel Porquer (El Pi) en cumplimiento del pacto de gobernabilidad, ejerce ahora de primer teniente de alcalde de Fiestas y Medio Ambiente, cargo para el cual el gobierno local había propuesto una dedicación exclusiva por 35.000 euros anuales, lo que desde la oposición municipal se consideró desproporcionado.

Finalmente, el regidor ha decidido no aceptar la dedicación exclusiva y así lo comunicó durante el transcurso del pleno celebrado el jueves, en el que leyó un comunicado en el que asegura que su «honorabilidad y trayectoria están por encima de todas las polémicas estériles que se hayan podido generar alrededor de nuestra idea inicial». 

Serra añadió que «desde hace ya muchos días decidí renunciar a la dedicación exclusiva y regresar a la Cooperativa (la empresa agrícola donde tiene su puesto de trabajo), a la que quiero agradecer su apoyo incondicional en todo momento». El exalcalde aseguró que seguirá «evidentemente» sirviendo «tan bien como pueda y sepa al pueblo de Muro» compaginando el trabajo de teniente de alcalde con el de su puesto en la Cooperativa. «La credibilidad se gana con el trabajo del día a día, es una decisión bien meditada y pensada que espero que todo el mundo pueda entender», concluyó.

Este viernes, Serra ha admitido a este diario que personalmente no se «encontraba bien» consigo mismo después del revuelo generado alrededor de su posible dedicación exclusiva. «Mi credibilidad está por encima de todo y no me sentía bien, por motivos personales he decidido no aceptar la dedicación», ha insistido.

El portavoz de Unió Independents de Muro (UIM), Rafel Gelabert, uno de los regidores más críticos con la dedicación exclusiva de Serra, celebra la decisión del exalcalde, aunque recuerda que sus intenciones iniciales eran las de aceptar la paga, ya consignada en los presupuestos de 2022, y lamenta que el cambio de postura de Serra se deba a las denuncias y a la «presión mediática», ya que el propio exalcalde «dijo que no se veía capacitado para gestionar fiestas y trabajar en la empresa privada».

Por otra parte, UIM critica también que en el pleno del jueves, el primero después del cambio de alcalde a favor de Miquel Porquer, se aprobasen hasta 235 facturas extrajudiciales por un valor de 210.000 euros con el informe en contra del interventor por diversas irregularidades como la insuficiencia de crédito o la omisión de trámites esenciales.

Gelabert recuerda que solo en el pasado año la cifra de gastos extrajudiciales superó la cantidad de 1,5 millones de euros.

Compartir el artículo

stats